Gracias a los servicios de especialidades como por ejemplo, oncología para adultos y para niños, decenas de personas como Melisa, han mejorado su vida y la continúan con toda normalidad.

A ella, cuando apenas tenía 10 años de edad, le detectaron  leucemia linfoblástica aguda; y al conocer la noticia, Lulú, su madre, lloró mucho, según lo que Melisa recuerda, quién además dijo que al principio  no comprendía del todo lo que pasaba hasta que le dijeron textualmente que padece cáncer.

Una vez asimilada la noticia, iniciaron su  tratamiento, “ya no había vuelta atrás” y en la misma semana que estuvo internada arrancó la quimioterapia.

Lulú señaló que desde el inicio, los médicos especialistas les dijeron que no todos los niños tienen el 100% de probabilidades de salir  de un padecimiento así.

“Yo cuando llegué a quimioterapia, los primeros meses eran muy tristes, con pocas esperanzas y pero veía  a las mamás de los demás niños y eran completamente lo contrario, estaban muy entusiastas, con alegría de salir adelante y al final eso también nos contagió”, contó Lulú.

Ahora, a Melisa le ha ido bastante bien, lleva ya 1 año 5 meses en tratamiento, ha respondido muy bien a las aproximadas 50  quimioterapias que ha recibido; no ha tenido ningún retraso en ellas, y ya sólo le faltan 70 quimioterapias más para terminar con su tratamiento.

Melisa se siente muy afortunada de estar bien, pues expresó que su enfermedad la ha hecho valorar mucho lo que tiene, “porque no a todos les va tan bien, no todos responden bien al tratamiento, a algunos les hace alergia, otros duran mucho hospitalizados y a mí no me ha pasado eso”, expuso.

También te puede interesar:  Celebran el 209 Aniversario de la Independencia de México

Ellas son originarias de Guanajuato capital, y ahora que el hospital está ubicado en San Carlos, la Roncha, les queda mucho más cerca el traslado para sus tratamientos.

Melisa tiene apenas 12 años, pero cuando sea adulta, dijo que  le gustaría ser oncóloga, actuar y bailar. Por lo pronto, el próximo ciclo escolar estará comenzando una nueva etapa de su vida académica: la secundaria, y gracias a su tratamiento hoy tiene una vida completamente normal, va a clases de Ballet y al cine con sus amigas.

ESCRIBE UN COMENTARIO