La pandemia por el COVID-19 ya ha dejado a miles de personas sin empleo y entre estos, el gremio de los payasos es uno de los más afectados.

Por esta razón se puede observar que el payaso ‘Tuky’ sigue trabajando en el crucero del bulevar  Adolfo López Mateos esquina con Apolo ofreciendo narices rojas a los automovilistas a cambio de una moneda.

Él tiene 30 años dedicándose a eso y nuca había vivido una situación económica tan complicada desde que tiene memoria.

Lo difícil de  trabajar así es que se expone a sufrir algún accidente, al agobiante rayo del sol y a veces a las gotas de lluvia que pueden estropear su maquillaje.

Él carga un cartel  de colores fluorescentes que dice “Ayúdenos por favor tenemos 2 meses sin trabajar” y  va pidiendo a los conductores y pasajeros de los autos una moneda a cambio de una nariz roja ‘de payaso’.

ESCRIBE UN COMENTARIO