Desde que apareció el primer video de Youtube en 2005, titulado “Me at the zoo” el sitio web ha sido escenario de toda clase de situaciones, vivo reflejo de la condición humana. Hay ejemplos de éxito, hay ridículos, hay música y películas de todos los géneros y por supuesto, hay crímenes. Los youtubers, quienes se dedican a producir y subir estos videos, han sido tanto víctimas como victimarios. A continuación recordamos dos de los ejemplos más sonados.

VICTIMARIO: TREY SESLER

Nacido en 1989, Trey Sesler no era diferente a cualquier otro youtuber de éxito: solía subir videos contando su vida cotidiana, y además hacía reseñas de series de animación japonesa, por lo que adoptó el seudónimo de “Mr. Anime”. Interactuaba con sus seguidores y en ocasiones mostraba a sus mascotas y su colección de armas, pues al vivir con sus padres y hermano en Waller, Texas, era una afición relativamente normal.

Sin embargo, su conducta comenzaría a deformarse. Abandonó los estudios y no conseguía trabajó, y se mudó a casa de su abuela fallecida para dedicarse de lleno a la creación de videos. Con el paso del tiempo mostró un interés morboso en los asesinos en serie, analizando las técnicas que usaban para matar. También maltrataba animales y su conducta ante la cámara era bastante errática.

El 13 de marzo de 2012 subió su último video: “El nuevo trabajo de Mr. Anime”, donde afirmaba tener interesantes planes a futuro.

Nadie imaginó lo que ocurriría siete días después.

La noche del 20 de marzo, la policía de Texas encontró que en la puerta de la familia Sesler, Trey había escrito “¿Por qué hago esto si yo los amo?” Al entrar, se percataron de que el youtuber había asesinado a su familia con su arma favorita. Ni siquiera las mascotas se salvaron de morir a quemarropa.

Posteriormente, las autoridades encontraron a Trey a las puertas de la Preparatoria Waller, donde tenía planeado llevar a cabo un tiroteo y asesinar al menos a 70 personas, pero al darse cuenta que avergonzaría a su familia, optó por matarlos a ellos.

En 2012, el juez condeno a Trey a cadena perpetua, que cumple hasta el día de hoy, aunque jura estar arrepentido de sus actos.

VÍCTIMA: CHRISTINA GRIMMIE

El caso de Christina Grimmie es radicalmente opuesto. Nacida en 1994, comenzó a subir videos a Youtube haciendo covers de canciones y tocando instrumentos. Su voz y carisma llamaron la atención de las discográficas. Con el paso del tiempo se hizo famosa y lanzó su primer disco de estudio: “With Love”. Participó  en el programa “The Voice” y su manager no fue otro sino Adam Levine, vocalista de Maron 5.Youtube fue la punta de lanza para dar a conocer su talento.

Christina tenía una vida maravillosa, que sería truncada por un fanático.

El 10 de junio de 2016, Christina se encontraba en una firma de autógrafos en Orlando, Florida, acompañada de su hermano y cientos de fans. Parecía una firma de autógrafos tras un concierto de rutina, pero llegó al lugar  Kevin James Loibl, de 27 años. Sin más, sacó una pistola y le disparó a la cantante. Pese a que su hermano, Marcus Grimmie, hizo lo posible por detenerlo, el perpetrador se disparó a la cabeza. A diferencia de Christina, Kevin no era alguien especial ni talentoso, pues tenía el mismo perfil de muchos asesinos de celebridades, que estaba obsesionado con su víctima y no soportaba el hecho de que no fuera suya.

No cabe duda que con o sin tecnologías para grabar videos y plataformas de Youtube, el crimen lacerará a la sociedad.

ESCRIBE UN COMENTARIO