Una serie de oportunidades tanto para Guanajuato como para Yucatán representa la reinauguración del vuelo Bajío-Mérida que esta semana conectó a esa zona del Sureste mexicano con Guanajuato y los estados vecinos.

Así lo dijo Michelle Fridman, Secretaria de Turismo de Yucatán quien llegó al bajío mexicano a través del vuelo de Volaris que de esta manera retomó la ruta tan estimada por guanajuatenses y peninsulares.

“Somos dos estados que venimos trabajando juntos desde hace mucho. Dos estados hermanos que trabajamos juntos por mejorar nuestra promoción, nuestra conectividad y este vuelo lo que hace es conectarnos, acercarnos a una hora cuarenta y minutos de distancia”, destacó la funcionaria del gobierno de Mauricio Vila.

Dijo que los dos mercados; tanto el de Yucatán como el del Bajío, están muy interesados entre sí y que existe interés tanto en turismo recreativo como en turismo de negocios además de la importancia industrial de Guanajuato.

“Yucatán está viviendo un gran momento pero estamos trabajando para que visitar nuestro estado no sea una cuestión de moda sino que se posicione en la preferencia de locales y extranjeros. Buscamos que el turismo sea sostenible y para ello realizamos una fuerte e innovadora promoción del estado”, destacó.

Señaló que están buscando contar las cosas de manera diferente para atraer a los turistas pero que también trabajan en nuevos productos para la atracción de nuevas inversiones y en el diversificar y descentralizar las opciones de entretenimiento.

“Los visitantes ya no sólo van a Yucatán a visitar Mérida y Chichén Itzá; no son visitantes de paso. Se quedan varios días para disfrutar de nuestros pueblos mágicos, nuestras playas, las haciendas, los cenotes, zonas arqueológicas y mucho más”, comentó.

Y de regreso dijo que lo que los yucatecos pueden descubrir en Guanajuato son los viñedos, las minas, el turismo de reuniones y de negocios y, por supuesto, la industria.

“Comercialmente los dos destinos tienen muchas áreas hacia dónde crecer. Y mis paisanos pueden venir a comprar zapatos a León; a probar la cajeta de Celaya y las fresas de Irapuato, además de disfrutar de ciudades coloniales como Guanajuato y San Miguel”, enfatizó.

Destacó que los dos estados son destinos muy contrastantes, lo que los hace atractivos, precisamente por las diferencias.

Enfatizó que contrario a lo que se piensa, no han sido las playas el principal atractivo de aquellos lares y que esta administración se ha empeñado en que la gente sepa que su estado también tiene playas y que equivalen a un litoral de 400 kilómetros.

“El atractivo de la cultura maya de Mérida, de Chichén Itzá es tan abrumador que la gente no iba al estado de Yucatán por sus playas y pareciera que apenas están descubriendo este atractivo”.

Al citar la zona arqueológica más importante de nuestro país, considerada una de las Maravillas del Mundo Contemporáneo, no podíamos dejar de lado el reciente escándalo que se hizo viral donde una turista española, desafiando las restricciones para subir a las pirámides, se lanzó a trepar esta joya de la arquitectura maya con las consecuencias que en las redes se vieron. La gente tratando de agredir a quien consideraron una transgresora de nuestro patrimonio histórico.

Michelle Fridman dijo que no estuvo ahí y por lo tanto no puede opinar de las reacciones de los yucatecos pero que las autoridades procedieron a hacer lo conducente y se aplicó la sanción pertinente.

ESCRIBE UN COMENTARIO