El tradicional tianguis sabatino, ‘La Pulga’ vive en estos tiempos la pasión futbolera a todo lo que da. En sus pasillos se pueden contemplar no solo clientes que llevan playeras de la Selección Mexicana, sino la venta de toda clase de artículos alusivos al tema.

En todo León se vive la pasión y la entrega del mundial. Independientemente de que los resultados de la selección sean buenos o malos, la algarabía y la entrega de la gente siempre están a la orden del día y, sin duda alguna, lo estarán hasta que termine el evento a finales de diciembre.

Entre los artículos que se pueden encontrar en la Pulga, está una alcancía de plástico de la Copa del Mundo. Cuesta sesenta pesos y suele ser adquirida por niños y uno que otro aficionado futbolero de hueso colorado. Los vendedores dicen, con buen humor y esperanza: “esa es la que nos vamos a ganar”, mientras que otros la compran, observándola como lo que es: la presea más importante de estos tiempos.

Hay playeras de la Selección de todo tipo, de todos los precios y de todas las calidades. Como suele ser en cada mundial, los precios varían de acuerdo a la tela, y siempre se venden muy bien.

A saber: hay playeras de 300, de 400, y chamarras que cuestan hasta 500 pesos. José Cortés, uno de los muchos vendedores del conocido tianguis leonés, reconoce que las ventas de las playeras van avanzando poco a poco, y tiene esperanza que conforme avance el equipo tricolor, la situación mejore.

Visitantes al tianguis como Genaro Álvarez, quien trabaja en un banco, compra dos playeras de talla chica para sus hijos, y dice: “uno ya no cree en la Selección, pero siempre se deja llevar por la emoción, pase lo que pase”.

Poco a poco, los tianguis de León se van llenando de la afición, y se paralizan mientras transcurre el partido.

ESCRIBE UN COMENTARIO