Decíamos ayer, en tiempos difíciles es cuando debemos apelar a la autocrítica, en lo particular me defino como un demócrata, librepensador con formación y convicción liberal. En este tenor, debemos de hablar sin cortapisas cuando hay algo que no está caminando bien, algunos prefieren callar por miedo, por acomodo o simplemente porque prefieren dejar pasar y dejar hacer, contrario a esto, es aquí y ahora cuando se requiere de la unidad de los guanajuatenses.

Escribí un artículo en donde señalé las estadísticas que se dieron por la cifra de homicidios dolosos de 65 muertos en enero de 2020, luego en febrero fueron 82 muertos, en abril 79 y hasta el 15 de mayo cuantifiqué la cantidad de 42 ejecutados , por lo que falta agregar los homicidios hasta el día 31 del presente mes. En este tenor de hechos siniestros, nuestra seguridad ocupa y preocupa a toda la población, a la cual, con el debido respeto, nuevamente le llamaré “Juan Pueblo”, y en este concepto, perdónenme se ubique Usted, sus seres queridos, amigos, maestros, médicos, enfermeras, amas de casa, obreros, campesinos, zapateros, empresarios, etc. en suma, toda la sociedad guanajuatense, y por ende, la leonesa.

El discurso oficial es que toda esa gama de homicidios, se perpetran por ajustes de cuentas, control de territorios, etc. lo cual, no estoy de acuerdo porque, si bien es cierto, en estos meses ha habido masacres multitudinarias, ataques a objetivos muy claros, no menos cierto es que se han presentado linchamientos como el sucedido en la colonia Brisas de Barcelona; balas perdidas que han traído como daño colateral la muerte de una niña inocente; el asalto a taxistas e incluso algunos, con la pérdida de la vida; asaltos, robos y homicidios a empresarios, como fue el caso del propietario de un negocio de vidrios templados en la calle Miguel Alemán. Estábamos en que en el mes de enero se reportaban dos muertes por día; en febrero hubo un incremento en el índice y ahora en promedio, estamos a 2.8 de muertes.

Podría seguir citando ejemplos, pero creo que Usted dejaría de leer esta columna, por lo tanto, lo básico es que no nos aislemos, que empecemos a cuestionar que es necesario, que toda la sociedad y sobre todo los cuerpos de seguridad locales y nacionales , generen un mapa conceptual donde se dé prioridad, en dónde y cuándo se debe de actuar, además de capacitar a sus mandos con una sola idea en lo que se refiere a las tácticas y estrategias para que vayan de la mano, coordinados los cuerpos policiacos desde el ámbito de sus competencias. Se debe trabajar para restablecer el tejido social, se deben de recuperar los espacios públicos perdidos, para ello, debe de haber una logística y política criminal que lo permita, entre otras cosas.

Es tiempo de reconocer, desde mi perspectiva, que han sucumbido dos eslabones y se han perdido en el tiempo el interés por las denuncias y la eficacia y utilidad de las famosas cámaras que se instalaron a lo largo y ancho de la ciudad, por consiguiente visualizo que no han terminado de germinar y mucho menos de dar frutos, a pesar de los gastos extravagantes que se realizaron para cubrir ese rubro.

Como lo he expresado en supra líneas, los daños colaterales son visibles, tanto por los delitos del fuero común como del fuero federal, los cuales han ido creciendo y su incidencia se ha multiplicado, por lo que es evidente que en estos momentos vivimos una crisis de seguridad y a la par de salud por todos los acontecimientos que son de su conocimiento. Por ende, es impostergable que haya rendición de cuentas del combate al crimen a través del escrutinio público, toda vez que la violencia ha destruido nuestra seguridad, se ha disparado el número de homicidios en nuestra entidad y nuestra seguridad está totalmente desmembrada en nuestra ciudad zapatera.

Quiero cerrar con dos puntos torales de qué es lo que sucede, como en ocasiones se reconoce por la autoridad cuando hay errores, para lo cual cito como botón de muestra la renuncia de la Fiscal General del Estado, Región B del municipio de Irapuato, Lic. Claudia Mota, en virtud de la denuncia presentada por el grupo colectivo “A Tu Encuentro” por el trato que recibieron de manera déspota al cuestionar sobre los avances de las carpetas de investigación que se iniciaron con motivo de los desaparecidos en el estado, particularmente en Irapuato, y en lugar de haber una respuesta de un servidor público con un rango de esta envergadura, recibieron mofas y burlas, lo que representa, sin lugar a dudas, que ante la falta de capacidad en la resolución de los problemas, como lo es de los desaparecidos se acude a la ironía para denostar y humillar a los deudos y sus representantes, en este caso, aglutinados en esta organización colectiva denominada “A Tu Encuentro”.

El segundo tema, es que después de haber observado en Cepolito, con letras de aproximadamente 90 cm. La convocatoria que se lee: “Vacantes de tránsitos y policías” nos lleva a la certeza inequívoca de que la seguridad pública de León está en crisis, por lo tanto, concluyo que aún es tiempo de trabajar con ahínco y mejorar la seguridad de los guanajuatenses porque no olvidemos que el responsable de la tranquilidad y paz pública de Guanajuato es el primer mandatorio: Lic. Diego Sinhue, que en estos momentos tiene que asumir este desafío junto con el alcalde de León, Lic. López Santillana, quien también debe de cumplir sus promesas. Y dicho sea de paso, no olvidemos que por decreto presidencial AMLO nuevamente traerá de refuerzo al Ejército y la Marina, lo cual es un hecho que se militarizará el país, situación que prometió no hacer, pero ante la evidencia notoria y pública del fracaso de la seguridad nacional ya no le queda otra.
[email protected]

ESCRIBE UN COMENTARIO