“La prioridad en este momento es desarrollar la seguridad alimentaria del país. El control agroquímico debe aplicar regulaciones, no prohibir”, dijo el senador por Guanajuato, Erandi Bermúdez.

El político panista se congratuló ante el anuncio de la suspensión de la discusión de la iniciativa de modificación a la Ley General de Salud, que buscaba la prohibición del glifosato y los plaguicidas.

Señaló Bermúdez que esta iniciativa de Morena y sus aliados afecta mucho a los municipios agricultores de Guanajuato.

“Celebro que se esté dando el anuncio de que se manda a la congeladora esta iniciativa, que en estos momentos no tiene ningún beneficio para el país y la producción agrícola”.

Dijo que el glifosato se usa para que las plantas reciban todos los nutrientes  y que la alternativa es desquelitar de forma manual, lo que encarecería el costo de producción.

Ante el aumento de los costos de los productos por realizar el proceso de forma manual, la opción sería importar productos mismos que seguramente habrían sido abonados con glifosato y malatión porque los productos orgánicos cuestan hasta un 40% más que un producto elaborado con herbicida o plaguicida, señaló el representante de Guanajuato en el senado

Comentó que los agricultores solo lo aplican cuando el cultivo lo necesita.

“México debe entender que la prioridad en este momento es desarrollar la seguridad alimentaria del país; claro que también es necesario el control agroquímico, pero debe darse de manera paulatina y no de golpe”, enfatizó.

ESCRIBE UN COMENTARIO