El catedrático de la Universidad de Granada, Esteban Pérez Alonso, planteó que la explotación sexual y trata de personas es un fenómeno de esclavitud moderna.

El académico participó en el foro virtual impulsado por la Procuraduría de los Derechos Humanos con motivo de la conmemoración del Día Internacional contra la Explotación Sexual y Trata de Personas.

Consideró que urge un nuevo enfoque de atención para prevenir, combatir y erradicar esta problemática social.

Describió tres modalidades de trata de personas: la primera con fines de explotación sexual, la segunda para explotación laboral forzosa y la tercera con fines de explotación personal.

Indicó que, en este último rubro se inscriben casos de personas que son utilizadas como esclavos, servidumbre, delincuencia organizada, robos, entre otros delitos, así como para tráfico de órganos, adopciones ilegales, matrimonio forzoso, entre otros que denigran a las personas.

ESCLAVITUD

Durante su ponencia, Pérez Alonso explicó que la trata es una forma moderna de esclavitud, un delito grave y una violación a la dignidad de las personas que son utilizadas como mercancía y con fines de explotación sexual, laboral, servidumbre, entre otras.

Compartió algunos datos para dar contexto a la problemática: hay 220 millones de personas migrantes en el mundo, más de 6 millones de que son considerados esclavos, 25 millones que son víctimas de trabajo forzoso,entre otros.

Las víctimas son fundamentalmente mujeres y niñas, representan un 72 por ciento del total de registros del último informe disponible de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

COOPERACIÓN

El procurador de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato, José Raúl Montero de Alba, explicó que con la publicación de la ley general en la materia y su homóloga en Guanajuato, se ha tenido un avance en el cumplimiento de los compromisos internacionales en la protección de la dignidad de mujeres, niñas, niños y adolescentes.

ESCRIBE UN COMENTARIO