Doce personas resultaron lesionadas cuando estalló una carga de fuegos pirotécnicos para acompañar un cortejo fúnebre en Joya de Calvillo, Abasolo. Seis de los heridos eran menores de edad.

El accidente ocurrió ayer martes minutos después de las 17:00 horas sobre la calle principal de la comunidad mencionada, en los momentos en que transcurría una procesión formada por decenas de dolientes rumbo al panteón municipal.

Según la información posteriormente compartida por las autoridades, un menor de 17 años de edad hacía de «cohetero», llevando consigo un considerable número de artefactos pirotécnicos de vara larga, que suben al cielo y estallan en medio de un gran estruendo, los cuales suelen ser utilizados en ocasiones especiales.

Al parecer el joven, mientras  manipulaba los explosivos, habría hecho una maniobra equivocada ocasionando que el cohetón que iba a lanzar estallara junto con el resto de la carga que llevaba consigo en un carrito, sobreviniendo una fuerte explosión que ocasionó quemaduras entre los asistentes más cercanos.

A bordo de autos y camionetas propios del rancho, las personas lesionadas, la mayor parte por quemaduras, fueron trasladados a la cabecera municipal donde les derivaron a Irapuato y otros quedaron en Abasolo, reportándose a tres muchachos graves.

Entre los heridos había tres jovencitos de 17 años, una menor de 15 años y dos niños de 12 y 10 años, respectivamente. Todos requirieron de traslado a distintos hospitales, la mayoría en código amarillo, que significa que presentaron heridas de consideración pero que no ponen en riesgo su vida. 

ESCRIBE UN COMENTARIO