Característico por tener ocho esculturas de bronce en lo alto de su fachada, que representan a ocho de las nueve musas canónicas de la inspiración griega para las ciencias y las artes. Con esa majestuosidad se presenta el Teatro Juárez de Guanajuato.

El edificio ocupa el solar que durante el virreinato correspondió al convento de San Pedro de Alcántara y después de la Reforma (1861) al Hotel del Emporio, que fue demolido en 1873. Este recinto está ubicado justo en frente del Jardín Unión. El histórico lugar que data de finales del siglo XIX, fue edificado de 1872 a 1903 por el arquitecto José Noriega, a petición del general Florencio Antillón.

Posteriormente fue terminado por el arquitecto mexicano Antonio Rivas Mercado y el ingeniero Alberto Malo, quienes realizaron varias remodelaciones que cambiaron completamente su aspecto original tanto en el exterior como interior.

El Teatro Juárez de Guanajuato es uno de los más reconocidos en México. Su época de mayor auge ocurrió a finales del siglo XIX hasta el estallido de la guerra de la Revolución mexicana a principios del siglo XX, al ser un importante foro de actividad artística donde se presentaron afamados exponentes de la época.

El teatro recibe su nombre en homenaje al político e intelectual liberal Benito Juárez, un importante personaje en la historia de nuestro país.

Arquitectónicamente, se distingue al ser una muestra del eclecticismo que imperaba en las construcciones públicas de la época. Destaca su peristilo de inspiración en el Templo Griego de estilo dórico.

Disfruta de su sala de espectáculos, sigue los modelos de las salas europeas; tiene forma de herradura, con cuatro órdenes de palcos y localidades generales; su decoración interior es de estilo oriental.

Este emblema de Guanajuato es uno de los tres teatros históricos de la entidad.

Podrás darte cuenta de que El Teatro Juárez es una pieza de museo en sí misma, pues la mayoría de sus elementos originales se conservan y se pueden apreciar en visitas independientes a las funciones, destaca su sala principal, con decoración de estilo neomudéjar.

Su imponente candil en forma de estrella y el telón realizado por el artista francés Labasta, decorador y escenógrafo de la Ópera Cómica de París, recrea un fragmento del cuento de hadas “El cuerno de oro de Constantinopla”.

El recinto fue inaugurado el 27 de octubre de 1903 por el presidente Porfirio Díaz, su función debut fue una representación de la ópera “Aída”, de Giuseppe Verdi, a cargo de la compañía italiana de Ettore Drog.

Tiene capacidad para recibir a 800 personas, distribuidas en la luneta, la platea y cuatro órdenes de palcos, en una sala de tipo herradura que suele ocuparse frecuentemente para conciertos y representaciones escénicas a lo largo del año.

EL VESTÍBULO

En tu próxima visita podrás constatar y ver este bellísimo espacio conformado por 12 columnas libres con fuste liso, dispuestas en cuatro grupos que sostienen una cubierta resuelta por una interesantísima estructura de acero y cristal que, sin duda, constituyó una proeza constructiva para su tiempo.

La variedad y calidad de los elementos arquitectónicos dispuestos en esta área vestibular, aunado al paso de luz proveniente del domo del segundo nivel confieren a este espacio una personalidad única, ya que asocia con sorprendente virtud las influencias estilísticas asociadas al academicismo, sin renuncia de los preceptos y posibilidades constructivas ofertadas por la “modernidad”.

Destacan también por su diseño y excelente factura, los estupendos canceles de carpintería y enrejados de hierro, así como los dos grandes nichos dispuestos entre las puertas de acceso en las que se aprecian sendas esculturas de bronce representando jóvenes mancebos.

LA CANTINA

Conoce este espacio que merece ser apreciado por la belleza y calidad de su diseño, la cantina es sin duda, una de las obras de ebanistería mejor logradas con que cuenta el inmueble. Su espléndido mobiliario de madera labrada incluye barra, contra-barra, estantería y alacenas articuladas por espejos y cristalería como parte de su elaborado diseño y composición.

También te puede interesar:  AUMENTAN NEGOCIOS CERRADOS

Se accede a ella a través de un vano resuelto por canceles de madera y cristal francés que cubren los intercolumnios generados por un par de sobrias columnas de orden toscano labradas en cantera verde.

En su origen, el espacio de la cantina estuvo reservado de manera exclusiva para los asistentes del sexo masculino que preferían un sitio menos concurrido que el foyer para establecer o reforzar los lazos de relación social, aquí puedes tomarte una fotografía.

LA ESCALERA DE HONOR

Camina por esta estructura totalmente realizada en acero, la escalera de honor se compone de cinco rampas y tres descansos; la rampa central o de arranque contiene dieciséis escalones flanqueados por balaustradas metálicas; desde ella se accede al primer descanso donde la rampa se divide para, a través de las cuatro rampas restantes, acceder al salón foyer y a sus espacios complementarios.

Destaca en el área de los descansos la disposición de dos espléndidas esculturas de mármol que representan alegorías de la danza y la música. Presidiendo el cubo de escalera, se encuentra la monumental pintura de caballete cuyo tema es el escudo de armas otorgado a la población de Guanajuato por Felipe V con motivo de la cesión del rango de Muy Noble y Leal Ciudad, en cuyo campo se dispuso de la representación alegórica de la Santa Fe en alusión al nombre del Real de Minas.

ESCUDO DE ARMAS DE GUANAJUATO

La figura está inscrita en un campo de oro simbolizando nobleza, magnanimidad y pureza de sentimientos, además de la riqueza y abundancia de metales preciosos de la región. Destaca la integración de la Corona Real de Castilla como remate del escudo cuyo significado es la grandeza.

La composición se sostiene sobre una peana de la que surgen hojas de laureles que simbolizan la victoria y en la parte superior, hojas de acanto sosteniendo la corona y aludiendo a la fidelidad.

LA SALA DE ESPECTÁCULOS

Observa esta bellísima sala, responde en su decoración a uno de los estilos historicistas denominado neomudéjar, mismo que en el momento de construcción del teatro fue ampliamente empleado en México con el nombre de “arte árabe”.

El uso masivo de este estilo es evidente en cada uno de los elementos de la sala, destaca en las luminarias, la decoración de los plafones, y por supuesto, en el monumental arco morisco o de herradura que abraza con singular belleza al espacio del proscenio. Mención especial merece el plafón que cubre la superficie de la sala que a manera de artesonado ostenta una profusa decoración geométrica con diseño de arabescos del que pende un enorme candil de diseño extraordinario resuelto en una estrella de seis picos, símbolo característico del pueblo judío que confirma el carácter ecléctico de este recinto.

El Teatro Juárez de Guanajuato atendió como hasta ahora, la muy noble vocación de ser escenario de las más elevadas manifestaciones artísticas y culturales al ocupar un lugar preponderante entre los edificios de su género, no sólo en nuestro país, sino en América Latina, por lo cual ha sido sede del Festival Internacional Cervantino, desde 1972 hasta nuestros días.

Por esta razón, ven y enamórate de Guanajuato, ciudad patrimonio de la humanidad…

Entre los próximos eventos que puedes disfrutar se encuentran:

  • Canciones sin palabras el 21 de agosto de 2019
  • Los Tiempos Pasados se presenta el 21 de agosto de 2019 y
  • El Ballet Folklórico de la Universidad de Guanajuato el 25 de agosto de 2019

Para más detalles entra a: https://sectur.guanajuato.gob.mx/

ESCRIBE UN COMENTARIO