El sindicato Pípila prepara una petición de aumento salarial del 10% a sus cientos de agremiados, quienes laboran para diversas instancias municipales y en caso de no obtenerlo amenazan con un paro de labores.

El dirigente de este sindicato que agrupa a más de 300 empleados municipales, Julio Manzano, señaló que aún tienen pendiente la revisión del contrato colectivo de trabajo con las autoridades municipales, en donde esperan plantear su propuesta de incremento.

Señaló que están conscientes de la situación financiera que enfrenta actualmente la administración municipal y en caso de no obtener el aumento salarial que pretenden, buscarían otros beneficios en el tema de las prestaciones.

Con más de tres décadas de existencia, el Sindicato Pípila agrupa a empleados municipales de direcciones como servicios públicos municipales, obra pública, algunos administrativos, entre otros.

Por ahora esperan que se defina la fecha para el primer acercamiento con las autoridades municipales y lograr un acuerdo, pues mientras ellos aspiran a un 10 % de aumento en sus sueldos, el gobierno municipal sólo ofrece 4 puntos porcentuales.

Julio Manzano también se refirió a la propuesta que impulsa el alcalde, Alejandro Navarro, para concesionar el servicio de recolección de basura, debido a las crecientes y constantes deficiencias con que se realiza esta labor.

Apuntó que ellos lo único que esperan es que los empleados sindicalizados no resulten afectados y que se garantice su lugar de trabajo porque hay gente con décadas enteras de trabajar en la recolección, la cual resultaría directamente perjudicada.

“Ese tema nosotros lo vamos a revisar muy bien porque lo importante es que no se afecte a los trabajadores. Hay mucha gente que ha trabajado por décadas en limpias y sería la que resultaría más afectada”, dijo.

Por su parte, el alcalde Alejandro Navarro Saldaña señaló que va a resultar complicado otorgar un aumento del 10 % a los salarios de los trabajadores, debido a la falta de recursos suficientes, como la crisis generada por la pandemia del COVID-19.

Consideró que un aumento del 4% a los trabajadores puede ser factible, aunque todo depende del acuerdo al que se llegue, además que los trabajadores deben estar conscientes de las complicaciones financieras que se tienen desde hace varios meses.

Cuestionó que mientras hay exigencias de parte del sindicato, sus empleados son señalados por diversas situaciones que afectan el servicio de recolección de basura para los miles de habitantes de la ciudad y sus poblaciones rurales.

ESCRIBE UN COMENTARIO