Hace algunos años tuve la oportunidad de viajar a China. A pesar de sus múltiples carencias, el desarrollo de sus ciudades más industrializadas me pareció simplemente sorprendente. Se respiraba un aire de prosperidad. A pregunta expresa de uno de los participantes en el viaje, sobre este crecimiento aceleradisimo de la economía, un empresario nos comentó que, a pesar del régimen político, el modelo económico era más bien capitalista. Se promovía la inversión y la innovación como fórmula para el éxito. Si China es sorprendente, el caso de Singapur parece ser excepcional. Esto es algo que están viendo algunos estados, en el centro del país, incluyendo a Guanajuato.

Guanajuato es parte de la Alianza Centro Bajío – Occidente, junto con Aguascalientes, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí. Esta alianza estratégica pretende generar sinergias, para impulsar el desarrollo de una de las zonas geográficas de mayor crecimiento económico, no solo en México, sino en América Latina. De acuerdo con la Coparmex, los estados que conforman esta alianza han crecido, durante los últimos años, casi 40% más que el promedio nacional; y han atraído, en conjunto, más de mil millones de dólares trimestrales, de inversión extranjera directa, desde 2013. Uno, de cada cinco pesos que exporta México, son producidos en esta región.

Sin embargo, la región también presenta algunos inconvenientes, como consecuencia de su elevado desarrollo. La Coparmex señala que, más de medio millón de personas, viven en condiciones de pobreza extrema. En Guanajuato y Jalisco, la violencia y la inseguridad se han recrudecido, impactando fuertemente en la sensación de paz y tranquilidad de sus habitantes. Se enfatiza, además, una falta de desarrollo de infraestructura y de una estrategia de sustentabilidad ambiental, escasez de agua, rezago educativo, retos de movilidad, falta de planeación estratégica municipal, y una fuerte dependencia económica del Gobierno Federal. Esta última situación representa una fuerte amenaza para Guanajuato.

Por ello es por lo que, representantes de los gobiernos de Jalisco y Guanajuato, estuvieron en Singapur, para explorar dos proyectos que podrían aterrizarse en la región en el corto plazo: uno relacionado con fuentes alternativas de generación de energía, específicamente aprovechando los residuos sólidos; y el otro relacionado con el desarrollo de puertos secos en Jalisco y Guanajuato, con el objetivo de consolidarse como el centro logístico del país. Guanajuato, en lo particular, ha estado trabajando con equipos de Singapur, buscando posicionar al estado como el centro económico de la región, buscando explotar las vocaciones regionales, por medio del desarrollo de ecosistemas productivos, del capital humano y de la infraestructura.

También te puede interesar:  G5 EXIGE DINERO A AMLO

Estos estados recurren a Singapur porque, esta nación del sudeste asiático ha sufrido una transformación radical durante los últimos 50 años. Al igual que China, supieron encontrar un equilibrio entre el control del Estado y la promoción de la inversión privada. Salvador Alva, presidente del Tecnológico de Monterrey, también ha insistido en seguir el ejemplo de esta pequeña nación, identificando cuatro diferenciadores que la han llevado a la posición que ocupa actualmente: la atracción, el desarrollo y la retención de talento; el fortalecimiento del emprendimiento y la innovación, con el propósito de desarrollar empresas de talla mundial; crear ciudades modernas, seguras y competitivas; y crear ecosistemas para la creación de empresas.

El camino que está siguiendo Guanajuato – y también el resto de los estados de la Alianza Centro Bajío – Occidente – parece ser el adecuado. Pero no hay que olvidar que formamos parte de un país en el cual las prioridades parecen no ser las mismas. Esto podría convertirse en un obstáculo. En una nota de El Financiero, se señala que, durante el primer trimestre del año, las economías que conforman la alianza cayeron, por primera vez, desde 2009. Esperemos que, la relación con el gobierno federal, no se convierta en un lastre que impida que Guanajuato alcance a posicionarse como uno de los más vanguardistas y de mayor crecimiento del país.

gituartem@gmail.com

ESCRIBE UN COMENTARIO