En la zona centro de San Francisco del Rincón, las bancas y espacios para la convivencia social continúan cerrados, mientras tanto los comercios salen del confinamiento en su lucha por recuperar las ventas.

Las cintas amarillas con la leyenda de “Prohibido el paso” continúan puestas, aislando la zona que en la vieja normalidad serviría para la dispersión y la diversión de las familias francorrinconenses.

“Yo vengo a comprar unas telas al centro, pero sí aprovecho para distraerme un ratito y sentarme a echarme una botana”, mencionó una ciudadana que no portaba cubre bocas y prefirió reservar su identidad.

Tal parece que la zona centro volvió a recobrar color y vida, ahora se observan familias completas que pasean por las calles del centro para hacer sus compras, en su mayoría las personas portan cubrebocas o caretas protectoras, pero algunos distraídos lo olvidan, o por comodidad prefieren no portarlo.

Por su parte los elementos municipales constantemente realizan recorridos supervisando la aplicación de medidas sanitarias y pidiendo a los que no portan su cubrebocas que se retiren.

En materia de economía, uno de los comerciantes de la zona indicó que las ventas no se han podido recuperar, la gente sí sale a las calles, pero únicamente ven.

“Ya hay mucha gente, parece casi normal, pero la gente viene, pregunta el precio y se va”, Concluyó  José Silva, uno de los locatarios de la zona.

ESCRIBE UN COMENTARIO