Los primeros daños de la temporada de lluvias ocurrieron en el Camino Antiguo a Marfil, donde un muro de unos 5 metros de longitud se vino abajo, debido a la fuerza de la corriente del Río Guanajuato.

La Dirección de PC informó que el deslave que ocasionó la caída de la barda que separa al Camino Antiguo a Marfil del cauce del Río Guanajuato ocurrió en las primeras horas del jueves.

La zona es muy frecuentada por personas que acuden a realizar actividades deportivas, recreativas y de esparcimiento, por lo que, como medida de prevención, el tramo fue cerrado al paso de personas y autos.

El lugar afectado se ubica en el área como Hacienda de la Trinidad, donde la fuerza del agua derribó unos 5 metros lineales de la barda de protección, hecha a base de rocas, cemento y concreto.

No es la primera ocasión que esta zona sufre daños, ya ocurrió el año pasado también, solo que no fueron de la magnitud de esta ocasión y el paso a personas y autos no fue cerrado.

En un recorrido del Heraldo por la zona afectada fue posible verificar que el área dañada puede crecer, debido a algunas grietas que han reblandecido el terreno, mientras el cauce del Río Guanajuato sigue recorriendo la zona con gran fuerza.

Personal de PC también se presentó en la zona para verificar las actuales condiciones del lugar y colocar cinta para delimitar el espacio afectado y con ello evitar riesgos para las personas que suelen visitar este espacio público.

“Ahorita el llamado es a la gente para que no acuda porque hay riesgos de un derrumbe. Todavía hay mucha humedad y si las lluvias siguen puede haber otro derrumbe”, dijo José Félix, titular de PC.

Por su parte, algunos de quienes pasean por el lugar también llamaron a la población a no exponerse y evitar llegar hasta la zona afectada, que se ubica unos tres metros de altura sobre la corriente del Río Guanajuato.

ESCRIBE UN COMENTARIO