Pedro Medina, hizo una petición especial a las autoridades, personalidades, familiares y amigos que se dieron cita a la ceremonia de premiación e inauguración: “Que continúe la liga aunque yo llegue a faltar”.

Es importante que la Liga León pueda crecer, dijo, para rescatar a los niños de los vicios y las drogas, “por eso pido el apoyo a las autoridades para que se continúe con esta labor, aunque yo llegue a faltar”.

Se dijo confiado en que su esposa Graciela Ibarra y sus hijos, seguirán adelante con este trabajo que arrancó ya hace casi cinco décadas.

Aprovechó para solicitar al representante de Desarrollo Rural, Daniel Hernández, para que acudan a las comunidades rurales y ayuden a niños y jóvenes que quieren practicar el deporte, pero sus escasos recursos, muchas veces se los impiden.

Destacó el apoyo de sus colaboradores, pero fue emotivo cuando puso como ejemplo a todas las mujeres, “tienen disciplina, orden y respeto”.

ESCRIBE UN COMENTARIO

También te puede interesar:  Cierran clínica de natación