La CEAG y el Simapag presentaron el proyecto para construir una planta de tratamiento de aguas residuales, la cual contempla una inversión de 75 millones de pesos.

Con esta nueva instalación que se ubicaría sobre la carretera Guanajuato-Juventino Rosas, en la zona sur de la ciudad, se espera tratar hasta 50 litros por segundo y beneficiar a unos 45 habitantes de esta región de la Capital del Estado.

Estos 50 litros se sumarían a los 120 que actualmente se sanean en la planta ubicada en la colonia Noria Alta y los 100 que también se tratan en la conocida, como Estanislao Zarate, que se ubica en la comunidad del Maluco.

Con la construcción de esta planta para sanear las aguas residuales que se ubican en la ciudad, ya son tres espacios de este tipo, por lo cual se espera que el Simapag sea sustentable en las labores de abasto para la población.

El titular de la CEAG, Francisco García, señaló que la edificación de esta planta está a la altura de las necesidades de los habitantes de la ciudad y junto con el organismo operador de agua trabajan en la gestión de proyectos para dar servicios de calidad.

Para la edificación de esta nueva planta dedicada a sanear las aguas residuales que se producen en la zona sur, ya se tiene listo el terreno, el cual tuvo un costo de 1 millón 700 mil pesos y cuenta con una extensión de 12,251 metros cuadrados.

De esta manera, y una vez que la nueva planta entre en operación, la ciudad de Guanajuato podría sanear hasta 270 litros por segundo, lo que permitiría contar con líquido adicional para los diversos usos.

Durante la presentación del proyecto, el alcalde Alejandro Navarro destacó la importancia que la ciudad cuente con espacios de este tipo y con ello lograr que el Simapag sea un organismo que brinde mejores servicios.

Recordó que contar con esta planta representa poder atender las necesidades de saneamiento del 20% de los habitantes de la ciudad, especialmente quienes residen en los asentamientos humanos de parte oriente del sur de la ciudad.

ESCRIBE UN COMENTARIO