La empresa armadora de autos Volkswagen, será la última en iniciar actividades en el corredor industrial de Guanajuato, programada para el próximo 15 de junio en su planta de motores de Silao, destacó Steffen Reiche, presidente del Consejo Ejecutivo de Volkswagen México.

Desde el 18 de mayo, las armadoras japonesas Honda y Toyota con sede en Celaya, abrieron sus puertas para reactivar la producción de autos y autopartes.

Dos días después, el 20 de mayo, la norteamericana General Motors arrancó actividades de sanitización de la empresa e inició actividades en Silao.

Este primero de junio arrancó actividades la también japonesa Mazda en Salamanca, la cual cuenta con más de 5 mil obreros, quienes se reincorporaron a las actividades después de dos meses de paro por la pandemia del coronavirus.

El fabricante alemán Volkswagen, primero tuvo que llegar a un acuerdo con el Gobierno Estatal de Puebla para abrir con más de 100 medidas de higiene y prevención para mitigar al máximo posible posibles contagios en los municipios poblanos de Cuautlancingo y Coronango, así como en la instalada en Silao, informó el director de la empresa.

Volkswagen pidió a sus empleados que durante estos 15 días refuercen las medidas de sanidad, no salgan de casa y pidan a sus familiares y amigos a que hagan lo mismo, para mejorar el ambiente de regreso a las actividades en las próximas dos semanas.

“Nuestro retorno al trabajo será de forma gradual, con 30 por ciento de nuestro personal, señaló Steffen Reiche, presidente del Consejo Ejecutivo de Volkswagen de México.

Antes de dirigirse al centro de trabajo, cada colaborador se hará una toma de temperatura con un termómetro que le proporcionará la empresa, además de llenar un cuestionario con el que podrá descartar cualquier posible síntoma asociado a la enfermedad por SARS-CoV-2.

Volkswagen aumentó al doble la cantidad de unidades de transporte de personal, las cuales cuentan con dispensadores de gel sanitizante, todos deberán portar gafas protectoras y cubre bocas.

La firma alemana entregó alrededor de 15 mil paquetes de bienvenida que incluyen, entre otros materiales de protección, un termómetro, un manual para el regreso a las actividades, una tabla de registro de temperatura y el cuestionario de salud que cada colaborador deberá contestar antes de salir de su casa.

ESCRIBE UN COMENTARIO