Este 26 de Septiembre se cumplió un aniversario más de la desaparición y posible masacre de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa en Guerrero y obviamente los padres de familia hicieron acto de presencia, el Presidente los recibió el Sábado en Palacio Nacional, previamente el día anterior la marcha correspondiente a este aniversario se inició en Paseo de la Reforma y como de costumbre todo mundo quiere llegar al Zócalo y así fue en efecto; también se mezcló con otro movimiento feminista en el que lamentablemente se desbordaron la violencia y los actos vandálicos, el cuerpo de mujeres policías encapsuló a las manifestantes, aparentemente eran sólo mujeres, aunque por ahí se colaron algunos hombres y hubo de todo: golpes, pedradas, gas lacrimógeno, extintores de polvo, mujeres policías insultadas, golpeadas y también de los manifestantes con un número mucho menor de lesionados porque los policías no respondieron a los retos, majaderías y golpes que propiciaron las manifestantes. Queremos pensar que los grupos anteriormente citados tienen una intensión que se puede considerar justa, lo que es deplorable totalmente son los métodos violentos con los que actúan.

De forma inusual, la mitad del Zócalo fue destinado para los integrantes del movimiento de Ayotzinapa y la otra mitad para que lo ocupara un movimiento denominado FRENA, donde cientos de personas presuntamente están acampando, primeramente en la avenida Juárez y posteriormente en el Zócalo.

En un artículo posterior hablaremos de este movimiento FRENA, pero en principio me parece un movimiento simplista, que su principal objetivo es algo que no se puede realizar, ningún puesto de elección popular es renunciable, están pidiendo la renuncia del Presidente de la República y eso es imposible, lo que en algún momento pudiera pedir es licencia y eso no lo va a hacer, ya les explicó que será hasta la consulta de revocación de mandato del año entrante.

Volviendo al movimiento estudiantil, dijimos que habían sido recibidos en Palacio Nacional, conducidos por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Fiscal de la República Gertz Manero, Secretario de Seguridad Alfonso Durazo y la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero. Tal como se esperaba se les pidió paciencia porque no se tiene avance mayor y las explicaciones que dio Gertz Manero fueron vacías y sin  sustento, intentando justificar algo que todavía no sucede. También como novedad, el Presidente dijo que si se demostraba que los militares hubieran intervenido en la noche de Iguala, serían juzgados plenamente. En resumen no quedo nada concreto y hay otro compás de espera para conocer la verdad, pues no se aportaron datos nuevos que conduzcan a ella, los padres de familia regresaron con algún estímulo que les ha de haber dado el Gobierno Federal y se volvieron a sus pueblos con las manos vacías y dudando mucho que algún día se pueda conocer la verdad.

Atentamente
Ing. Pedro Medina Hurtado

ESCRIBE UN COMENTARIO