Empresarios del sector turismo de León pidieron a las autoridades del estado que apliquen piso parejo en el semáforo rojo, ya que muchos restaurantes y bares no están respetando las medidas sanitarias.

Helen Anaya, presidenta de la Cámara Restaurantera, declaró que los negocios formalizados del sector restaurantero, hotelero y de bares y cantinas han perdido en el estado más de 11 mil 500 empleos y han cerrado cerca de 500 grandes negocios formales, pérdidas que superan los 10 mil millones de pesos con respecto al 2019. El Observatorio Turístico del Estado sumó 70 mil empleos formales e informales perdidos hasta noviembre.

Agregó que el Municipio y el Estado están aplicando medidas estrictas en contra de los negocios formales, mientras que en las calles existe ambulantaje que no está siendo regulado, además de que existe una relajación de medidas de sanidad en el transporte público y en otros sectores comerciales.

“Existe gente sin conciencia en las calles, existe ambulantaje, nuestras autoridades no voltean a poner medidas más estrictas, ya no hayamos a quién pedírselo, hemos hablado con Mercado, Fiscalización, pero en los tianguis se siguen desbordando, los bailes en las colonias, los juegos deportivos en el llano, nosotros queremos llevar a cabo los protocolos, hemos invertido por un Guanajuato sano para trabajar, pero no tenemos una ventaja competitiva, tienen los mismos derechos los informales, queremos piso parejo para todos y que se ponga mano dura en las calles contra la relajación de medidas”, dijo la empresaria restaurantera.

Por su parte el líder empresarial de la Concamin Bajío, Ismael Plascencia, exigió piso parejo al Gobierno y que ya no fastidien a los empresarios que tienen negocios fijos, y añadió que los comerciantes que están en la informalidad no los visita el Gobierno y estos están en los mercados, tianguis y taquerías.

Defendió que los negocios formales sí tienen protocolos más estrictos, y recordó que a los restaurantes formales los obligan a tener 3 mesas, mientras que a las taquerías que están en pequeños locales, les permiten estar a reventar, “sin gel sanitizante, no desinfectan mesas, con más de 30 personas y no les dicen nada”.

Ismael Plascencia señaló que el Estado y el Municipio exige el pago de todos los impuestos y a los informales no los tocan.

Concluyó que esperan apoyos a fondo perdido, la cancelación del Impuesto Sobre la Nómina para el sector, más nóminas del municipio durante 2 meses para los meseros, cocineros, maleteros, afanadoras, además de préstamos del Estado a través de Fondos Guanajuato.

ESCRIBE UN COMENTARIO