El gobierno federal debe actuar con sensibilidad ante la situación económica que impacta en los mexicanos y frenar el incremento en las gasolinas propuesto para el mes de febrero, consideró el líder de la bancada del PAN en el Congreso de Guanajuato, Éctor Jaime Ramírez Barba.
El diputado por el III Distrito en la ciudad de León, expuso que tal incremento a los combustibles propiciaría una escalada en el precio de los productos y servicios que habrían sufrido ya un aumento durante las primeras semanas de enero y que han afectado el bolsillo de la ciudadanía.
Éctor Jaime recordó que sólo durante la primera quincena de enero se reportó que el incremento a las gasolinas tuvo un impacto negativo en los bolsillos de las familias y provocó el peor aumento de la canasta básica en los últimos 18 años.
Ante esa situación, dijo, el gobierno federal debe considerar que el primer gasolinazo generó un gran descontento social y un segundo incremento podría poner en riesgo la estabilidad social, pues “esto se traduce en productos y servicios más caros y menor capacidad de los mexicanos para acceder a ellos, situación que sin duda se agravaría con el nuevo ‘gasolinazo’ que se tiene planeado para febrero”.

‘ESTÁ TODO PREVISTO’
El 27 de diciembre del año pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público difundió en el Diario Oficial de la Federación un calendario sobre los incrementos durante el 2017 que registrarán los combustibles.
Ante esta situación, Ramírez Barba dijo que los diputados del PAN han pedido, a través del Congreso de Guanajuato, que baje al 50 % el impuesto especial con el que se grava a las gasolinas para amortiguar el efecto nocivo para el crecimiento de la ciudadanía.
“El País merece que se den estímulos para el crecimiento. Los mexicanos de bien lo merecemos”, concluyó.

ESCRIBE UN COMENTARIO