Mourinho, ya sin compromisos

No es desconocida la buena relación que existe entre José Mourinho y Florentino Pérez, de la que se sabe incluso que el primero aconseja al segundo en cuanto al tema de la dirección técnica del club, y hasta le ha externado recomendaciones en su momento para encontrar a quien ocupe el banquillo de Real Madrid.

Y es por eso que tras la intempestiva salida del ‘Special One’ de Manchester United, se fortalecen las suposiciones de que sea él quien regrese a la Casa Blanca para ocupar el lugar de Santiago Solari quien, por lo pronto, está al frente del primer equipo pero que no ha terminado por convencer a la directiva ni a la afición luego de los malos resultados en la liga que no ha podido remontar y en la que está por demás rezagado.

‘Mou’ no piensa en Portugal

En su momento Luís Filipe Vieira, presidente de Benfica –equipo con el que Mourinho iniciara su carrera como entrenador hace ya casi 20 años (en la 2000-01)–, manifestó su deseo de repatriar al ahora desempleado entrenador, argumentando que “el dinero no es problema”, tomando en cuenta los altos costos de los servicios del ‘Special One’, pues su más reciente contrato era de 15 millones de euros por temporada.

Sin embargo fue el mismo Mourinho quien descartó la posibilidad de unirse al conjunto de Lisboa, que es uno de los dos más grandes de esa liga, con un contundente: “Estoy bien tal y como estoy. Hoy no soy opción para Benfica”.

Una línea de élite

José Mourinho se ha caracterizado en gran parte de su carrera, desde que obtuvo el triplete con el Porto –incluida la Champions– y con ello una respetable reputación, en dirigir sólo a ‘equipos top’, que son, por lo regular, quienes buscan sus servicios. Ha entrenado a clubes que, dentro de sus posibilidades, está la de ganar liga, copa y títulos europeos, con plantillas poderosas pero de igual forma problemáticas y potencialmente rebeldes.

También te puede interesar:  Gana Cervantes Maratón

Y basado en esa línea de élite que ha venido siguiendo los últimos catorce años, es predecible que esté aguardando por la oferta de un equipo que pueda ser protagonista en su torneo doméstico y en los continentales.

De ahí que esté más que latente la posibilidad de volver a Madrid, equipo con el que, pese a todo, no obtuvo números malos en lo general. En tres años de gestión en el vestidor merengue, Mourinho ganó una liga –con 100 puntos– al mejor Barcelona de todos los tiempos, una Copa del Rey y una Supercopa, además de lograr tres semifinales consecutivas en Champions League, luego de años en los que el Madrid no pasaba de los octavos de final.

Los contras

Sin embargo hay muchas cosas en contra para un potencial regreso. La primera de ellas sería el rechazo de una buena parte de la afición que no simpatizan con él, y otra es la animadversión que podría encontrar en el vestidor al quedar algunos jugadores de su época en ese banquillo con los que tuvo diferencias casi irreconciliables, y que hoy se ostentan como los líder de la ‘Oncena de Chamartín’.

ESCRIBE UN COMENTARIO