El incremento de especialistas en el País es limitado por medidas de austeridad

La necesidad del desarrollo de capital humano para la atención médica especializada, orientado hacia el manejo experto de las enfermedades más comunes, así como a la atención de los riesgos para la salud, además, de fomentar el desarrollo de las unidades médicas; es la razón de ser del sistema nacional de las residencias médicas de especialidad.

Por más de 30 años la ciudad de León era sede para el examen de aspirantes, sin embargo, este año la Federación ha retirado la sede con el argumento de la política de austeridad; regresando nuevamente a los puntos centrales para su aplicación: Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla.

Desde 1988 se realizaba la aplicación con el formato impreso del examen, para atender la demanda estatal. En esa época 800 médicos cada año realizaban la prueba. Al cambiar el formato impreso a la versión digital, Guanajuato se convirtió en sede regional en 2009. Así, por 10 años consecutivos la capacidad de atención fue incrementada llegando a una cobertura de 2 mil 750 médicos, provenientes principalmente de los estados de: Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Michoacán, Jalisco, Aguascalientes y Zacatecas.

Esta situación es un retroceso para el sistema de educación y enseñanza ya que el objeto de esta prueba es el seleccionar a los mejores médicos generales que aspiren a realizar una residencia en un curso universitario de especialidad. Lo que impactará en la reducción de número de aspirantes de la mesoregión Bajío, por los altos costos que implica para los recién egresados de medicina el trasladarse a la ciudad de México, Guadalajara o Monterrey. Así se limita la capacidad de desarrollo de especialistas en el País, bajo una medida simplista de austeridad.

NOTA: El autor es Secretario de Salud del Estado.

ESCRIBE UN COMENTARIO