Entre las tradiciones que las personas disfrutan de la Feria, sin importar edades, se encuentran las que son de origen gastronómico, un ejemplo que hace que muchos de los visitantes se chupen los dedos es el “Pan de Soya Lulú” que tiene 40 años siendo de la preferencia de la gente.

Para comprar este pan las personas realizan enormes filas y no les importa tener que esperar formados lo que sea necesario, con tal de disfrutar del sabor tradicional que cuenta con harinas especiales que lo hacen delicioso.

Lo que empezó como un puesto en un estacionamiento donde sólo trabajaban la señora María de Lourdes Ferreira y su hijo, hoy se ha convertido en un negocio con un gran lugar en la Feria, en el cual trabajan 10 personas entre semana y 15 los fines de semana y días con mayor flujo de personas.

Para la preparación del pan se necesita hacer una masa que se produce con la mezcla de harina de soya, harina de amaranto, amaranto en cereal y salvado, se revuelve con agua natural para formar una tortilla que luego será rellenada.

Se rellena con fruta previamente deshidratada y molida con miel de colmena, los rellenos pueden ser de 6 sabores diferentes: manzana con nuez, membrillo con nuez, guayaba con nuez, cajeta de leche con nuez, manzana-coco y nuez o membrillo-coco y nuez.

Y una de las grandes ventajas que tienen es que pueden elegir la forma en que deseen que les hagan el pan, además explicó que en el caso de que lo pidan sin nuez también lo hacen, pero con la desventaja de que queda un poco reseco porque la grasa del pan la aporta dicho fruto.

También te puede interesar:  HAY PROYECTO DE PUENTE EN BARRANCA DE VENADEROS

Anécdotas del pan 

Hay gente que asiste a la Feria con el propósito de llevar un pan de soya a sus casa, “hubo hace tiempo en la fila una discusión entre dos jóvenes porque una muchacha se le metió en la fila a un muchacho, se dijeron de palabras y con el tiempo se hicieron novios y decidieron casarse”, platicó Lulú.

Otra anécdota que considera importante es la del que ella puso como título “El niño del pan”, pues comentó que una mujer que estaba en la fila estaba en los últimos momentos de su embarazo y tuvo que irse porque empezaron las contracciones, más tarde regresó porque explicó que el doctor la mandó a caminar y ella quería ir por su pan, “le daba el dolor y se agachaba y le daba la mordidita a su pan”.

“Este pan tiene la bendición de Dios y yo creo que la maravilla del pan es el agradecimiento a Él”, concluyó la señora Lulú.

ESCRIBE UN COMENTARIO