El Día de Reyes está a 2 días, y con él, comienza la venta de regalos y la tradicional rosca. Después de los dos terribles años de la pandemia, poco a poco la ciudadanía vuelve a la normalidad, manteniéndose entre el Covid-19 y las costumbres de cada año.

Aunque la gente comienza a salir a las calles, no se debe bajar la guardia por ningún motivo, pues la variante Ómicron ha llegado a Guanajuato, por eso es necesario reforzar las medidas.

Las calles del centro de León se encuentran repletas de gente, pues los “Reyes Magos” están listos para visitar los hogares de todas las familias. Asimismo, las panaderías de la ciudad se preparan para la Rosca de Reyes.

Como es habitual, los escenarios donde las familias se toman fotografías con Melchor, Gaspar y Baltazar no pueden faltar, y los comerciantes empiezan a mejorar sus ventas, a diferencia del 2020.

Las calles del centro, como es el caso de Justo Sierra, ofrecen todo tipo de juguetes, que van desde las muñecas y los triciclos hasta los populares drones o videojuegos.

ORÍGENES
De acuerdo con la información de la página del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, el origen de este peculiar pan se remonta a hace varios años:

El origen de la Rosca de Reyes es una tradición que tuvo sus comienzos en la Edad Media (siglo XIV) en países europeos como Francia y España y que, poco tiempo después, llegó a México durante la conquista. Desde entonces es costumbre partir una rosca de pan, la cual se caracteriza por tener forma circular, símbolo del amor eterno de Dios que no tiene principio ni fin.

En México se tiene la tradición de que, quien encuentra la figura del Niño Jesús, debe cuidarlo hasta el dos de febrero, que se celebra el “Día de la Candelaria”.

Tal es así que en la actualidad que, en la madrugada del 6 de enero, los niños reciban regalos que los reyes les dejan en sus casas en representación de los obsequios que le llevaron al Niño Jesús.

ESCRIBE UN COMENTARIO