En los tiempos modernos, los paraísos fiscales han existido prácticamente en todo el mundo. Así como la conexión y/o asociación de estos lugares con el poder político que gobierna en determinado país y, muy en particular, con la clase gobernante que rige los destinos de un pueblo. Ni que decir de gobiernos emanados de regímenes autoritarios o corruptos, donde sus gobernantes ocultan su riqueza.

¿Qué es un paraíso fiscal? Es un país o territorio que se caracteriza por aplicar un régimen tributario especialmente favorable a los ciudadanos y empresas no residentes que se domicilien a efectos legales en ese Estado. Las ventajas consisten en una exención total o parcial en el pago de los principales impuestos y tasas preferenciales en inversiones, así como el secreto bancario. También se conocen como refugios fiscales.

¿Es malo o indebido utilizar un paraíso o refugio fiscal para guardar dinero? Desde luego que no. Lo que sí es malo e indebido, es el origen de los recursos que se esconden en dichos lugares con el propósito de no hacerlos transparentes, sobre todo, si es dinero ilícito o producto de transacciones que conllevan un origen irregular. De acuerdo al FMI (Fondo Monetario Internacional) muchos de estos lugares se encuentran en territorios del primer mundo, así como en países subdesarrollados.

Es el caso de EE.UU.; en Delaware; en Dublín, Irlanda; Holanda; Londres; Luxemburgo; Suiza; Singapur; Macao, China; Israel; Madeiras Portugal; Puerto Rico; Panamá y muchos más. Se ha llevado una gran investigación periodística donde afloran políticos, empresarios, artistas y uno que otro líder social de varias naciones; donde no podía faltar la clase gobernante mexicana que hoy ostenta el poder, me refiero a la 4T, que desde que se instaló en Palacio Nacional viene diciendo un día sí y el otro también, “que no son iguales a los políticos del pasado”.

La investigación periodística llamada “Pandora Papers” dio a conocer a uno de los personajes más cercanos de AMLO, a quién definió como “un hermano” ahora que Julio Scherer, presentó su renuncia al cargo de Consejero Jurídico de Presidencia de la República. D. Julio, apareció con una inversión por un millón y medio de dólares que corresponde a la compra de un departamento en Miami, que nunca hizo público en su declaración patrimonial como Funcionario Federal.

Pero hay más funcionarios de la 4T que aparecieron en dicha investigación: el secretario de Comunicaciones y Transportes, el Sr. Jorge Arganis Díaz; así como un senador por MORENA, de nombre Armando Guadiana y la pareja del titular de CFE Manuel Bartlett, Julia Abdala. Y, como es costumbre, el presidente López Obrador justifica que de una lista de 3,000 personas que arrojó la investigación “Pandora Papers”, “salen tres nombres y la esposa del Lic. Bartlett”.

Menos mal que son “diferentes a los otros, que no somos iguales”, dice AMLO.

¿No cree usted?

ESCRIBE UN COMENTARIO