Se ha dicho mucho, muchísimo sobre la Ley de Extinción de Dominio que ya fue publicada en el Diario Oficial de la Federación. Está ley que pretende quitar a las personas sus bienes, si dicho bien está relacionado con algún delito, independientemente de que este bien fue adquirido de manera licita.

¿Cuál es la lista de delitos qué están relacionados con la extinción de dominio? Son once: Delincuencia organizada, secuestro, robo de hidrocarburos, delitos contra la salud, trata de personas, corrupción, encubrimiento, delitos cometidos por servidores públicos, robo de vehículos, recursos de procedencia ilícita y extorción.

Si usted comete alguno de estos delitos, aténgase a las consecuencias de ver perdido su inmueble de forma directa. Sin embargo, llama mucho la atención, que aunque usted de manera directa no cometa alguno de los delitos antes señalados, se puede ver perjudicado por una figura dentro de la ley, denominada, venta anticipada.

¿En qué consiste la venta anticipada?  El estado le quita su bien, iniciando un juicio donde en el proceso de dicho juicio, las autoridades federales deciden vender su bien, aunque en el proceso judicial no se decida aún si la persona es culpable o no del delito que se le acusa. Esta situación es la que ha ocasionado un sin número de comentarios, dudas y temores más que fundadas.

¿Qué pasa si usted renta su casa  o departamento a una persona que cometa alguno de los delitos antes señalados? Mientras se investiga a esta persona y posteriormente se le lleva a juicio, aún sin saber si la persona es culpable o inocente de lo que se le acusa y juzga, el inmueble que no es de la propiedad del inculpado o acusado, es incautado por parte del gobierno federal.

Y el legítimo propietario del inmueble que no tiene nada que ver con la causa que se persigue contra el presunto delincuente que cometió el delito en cuestión, se ve totalmente afectado en su patrimonio y bienes al perder de manera temporal o total, según sea el caso, un bien que fue adquirido de forma legítima por su dueño y que actuó de buena fe al alquilarlo, sin tener nada que ver con las actividades ilícitas del inquilino.

¿Cómo pueden salvar o rescatar su bien los propietarios afectados por el estado mexicano? Sólo se salvarían de que su bien no sea incautado, siempre y cuando avisen a la autoridad federal (Fiscalía General de la República, Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana , etc…) antes de que se lleve a cabo el ilícito o el delito por parte del autor de los hechos.

Situación más que inverosímil, imposible y absurda de toda posibilidad real, ya que ni viviendo con el inquilino podría usted o yo, saber si esta persona va a cometer algún tipo de delito de los anteriormente señalados para avisar con antelación a la autoridad. ¿No cree usted?   Por lo que todos aquellos que hoy en día rentan o alquilan un inmueble, se ven en serios problemas de perder su patrimonio.

De tal suerte que podemos resumir que la extinción de dominio es la pérdida de los derechos sobre un bien que deriva de un ilícito o se utiliza para cometer algún delito y que permite al gobierno asegurar bienes que presuntamente fueron empleados para realizar alguno de los once delitos mencionados.

Estamos a expensas de que un ilustre Ministerio Público solicite el  aseguramiento del bien y pida la confiscación del inmueble, antes de que nos notifiquen oficialmente de la demanda, sin que quede claro cuál es el delito que se persigue y al incautar dicho bien o bienes, se pueden vender antes de que se dicte sentencia, esto significa, sin que se haya determinado que el dueño es culpable de algún delito.

Aún cuando no se pruebe el supuesto delito, existe la posibilidad de que los bines y propiedades hayan sido vendidos y si al final del juicio resulta que la persona es inocente, sus bienes ya podrán haber sido vendidos o rematados y no se podrán devolver o recuperar. Lo único que procedería, es que el gobierno reintegre una cantidad de dinero de acuerdo a un avalúo de dicho bien. En eso consiste la venta anticipada.

¿Usted qué opina?

ESCRIBE UN COMENTARIO