La premisa mayor para mejorar las fuerzas policiales, es sin duda alguna la del aumento de los filtros para el ingreso de una persona a los cuerpos del orden, y esto incluye a los policías de calle, de barrio, jefes de zona o sector y sobre todo a los altos directivos, que pasan a engrosar las H. Instituciones de Seguridad Pública.
No solo son necesarias la capacitación y los buenos salarios, sino es un requisito sine qua non la experiencia previa en el tema de la seguridad.. Ejemplifiquemos, cuando un joven nobel, recién titulado, va a solicitar trabajo a una empresa, en su primer entrevista se le pregunta “¿cuál es la experiencia en su rama?” y si contesta que ninguna, éste es descartado, y claro este nobel, se cuestiona que ¿cómo va tener experiencia si no se le da la oportunidad de trabajo?; en este caso es comprensible la molestia de este joven que requiere de un trabajo para poder aprender, pero este ejemplo no tiene nada que ver con la seguridad porque lo real es la inseguridad, que es uno de los temas más sensibles que la sociedad ha padecido, en los últimos tiempos y la consecuente pérdida de vidas humanas, bienes y el sacrificio de la libertad, por ende no es el momento de improvisaciones, aquí y ahora se ocupa de los hombres más capacitados, que cuenten con la experticia que exige el incremento al índice de criminalidad.
Señor Presidente López Santillana, no es el momento de pagar cuotas políticas a los partidos porque esto solo pone al descubierto que hay cuotas de poder en su administración y al final de cuentas, quien pagará la factura será el pueblo de León. La experticia a la que me refiero debe de estar sustentada con cartas-credenciales que así lo avalen en este rubro, como pudieran ser por mencionar algunos puestos previos que tuvieran que ver sobre este tema de seguridad, donde además se haya tenido un buen desempeño debidamente acreditado, para esto se debe contar con una certificación que garantice conocer la problemática, aunado a la capacitación de estos asuntos de vital trascendencia, es decir, Cursos, Diplomados en seguridad, en Derechos Humanos, Maestrías en ciencias penales y por qué no, hasta un Doctorado, y en lo que toca a los exámenes de control de confianza, el cual, el de la voz he cuestionado en algunos momentos. Considero que esto sería lo ideal para ocupar estos cargos en este sistema porque de otra manera, al darse estos a bote pronto es alejarse de los estándares de calidad en seguridad que exige la norma.
En este orden de ideas, estoy hablando del reciente nombramiento del Señor Francisco Becerra López en el cargo de Subsecretario de Seguridad de León; que quede claro, en lo particular no tengo nada contra este nuevo funcionario pero no lo hemos visto en estas tareas, por consiguiente no existe la confianza de que se encuentre versado en estos temas, la sociedad Leonesa no ocupa de ocurrencias ni improvisaciones, si su función va a ser de escritorio, que no lo nombre Subsecretario de Seguridad porque va a devengar un salario que bien puede utilizarse en otro renglón y si seguimos por este camino, solo acrecentaremos el despilfarro con los que cuenta esta noble Institución.
Por otro lado, considero indispensable abordar el tema del Fideicomiso para el Fortalecimiento de la Seguridad Ciudadana denominado “Fifosec”, creo que es más de lo mismo, en donde se van a destinar del erario público 50 millones del Gobierno Estatal, 50 millones del Gobierno Municipal y 10 millones que aportará la I.P (Iniciativa Privada). o sea la suma serán 110 millones, para mismos que se utilizarán para volver a trasnochar y a tratar de resolver asuntos que son refritos, es decir, que ya se encuentran en el catálogo en el que actualmente trabajan otros organismos, como botón de muestra, cito a los siguientes: a) la Disminución y Prevención de la Violencia Intrafamiliar, b) Prevención de Adicciones, c) Procuración de Colonias Seguras. En la Violencia Intrafamiliar, existe un área especializada en la Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato y en cuanto a la Prevención de Adicciones se habla de apoyar “El Programa Lobo”, el cual, en teoría atiende a las pandillas en León, lo cual resulta insostenible porque este grupo lobo, en lugar de lograr la disminución, persuasión y desmembramiento de estas pandillas, se ha dedicado a fortalecerlas y apapacharlas, al grado que se han multiplicado exponencialmente porque de las 850 pandillas en promedio que existían hace 6 o 7 años, hoy rebasan las 1500 pandillas y son quien controlan territorios debidamente delimitados en esta Ciudad, en otras palabras, son quienes controlan los barrios y colonias de León, por tanto, pretenden unirse a este fracaso.
En cuanto a la Procuración de colonias seguras, se olvida que han sido los propios vecinos de barrios, colonias y fraccionamientos, quien a base de rejas se han encerrado en un intento de disminuir las agresiones de que han sido objeto sus derechos tutelados como son el robo a casa-habitación, robo a transeúntes, etc.
Lo que no sirva hay que desaparecerlo, los funcionarios que no den resultados deben de ser sustituidos porque no es con dinero como vamos a resolver los problemas, ni tampoco trayendo personas que no tienen la experticia y que apenas vienen a aprender.
En suma, los discursos argumentativos que escuchamos son para defender lo indefendible y distan de la realidad operante, la seguridad ocupa de operadores confiables y preparados. El Gobierno Municipal se comprometió a resolver el problema de la seguridad y el tiempo se agota, los ciudadanos ocupan de resultados. Los pasivos no serán factor de cambio.

[email protected]

ESCRIBE UN COMENTARIO