La pandemia del virus Sars Cov-2 que causa la enfermedad más contagiosa de los últimos dos años cerró el 2021 con 7,667 personas afectadas en esta ciudad.

Además de la citada cantidad de personas que han resultado positivas a la patología durante el año que terminó, 463 personas perdieron la vida al ser contagiadas por la más grave enfermedad que los guanajuatenses han enfrentado en los últimos 100 años.

De acuerdo con el más reciente reporte de la SSG hasta el pasado 31 de diciembre, además de los casos confirmados y decesos, también han crecido los contagios de tipo comunitario.

En las zonas rurales y urbanas de la cuidad hasta el día de hoy se reportan 7,763 casos generados en esos lugares.

La dependencia estatal precisó que está cifra indica que el nuevo coronavirus se está generando en nuestras poblaciones.

Por ahora en las clínicas y hospitales públicos y privados de la cuidad también se investigan 33 casos considerados como sospechosos, por lo que los contagios podrían aumentar en fechas próximas.

Pese al avance de la enfermedad, hasta el día de hoy se contabilizan 7,164 guanajuatenses que han logrado vencer al Covid-19.

La SSG llamó a la población a tener en cuenta todas estas estadísticas y de ninguna manera relajar las medidas preventivas.

Sin embargo, en las calles y vialidades de la cuidad, muchas personas, incluidas turistas, pasean sin cubrebocas y se aglomeran en gran cantidad en calles y vialidades de la Zona Centro.

«Los que trabajamos en el comercio estamos muy expuestos al contagio porque atendemos turistas y gente que no usa cubrebocas. La verdad sí tengo temor a contagiarme», dijo Jaime Gasca, que atiende un local de venta de pollos rostizados.

En las calles de la Zona Centro es posible ver a las personas que la recorren y pasean sin aplicar protocolo de prevención alguno. Incluso en algunos locales y comercios, quienes ahí laboran optan por no atender a las personas que no portan cubrebocas.

«Hemos tenido problemas con gente y turistas que no quieren usar el cubrebocas para protegerse y no les vendemos aunque se enojen», afirmó Guadalupe Castro que labora en el local de venta de alimentos.

Las mismas personas tienen temor que una vez que terminen las vacaciones de diciembre y fin de año, los contagios y muertes aumenten.

ESCRIBE UN COMENTARIO