Cumpliendo con las amenazas, el presidente López instruyó el inicio de actividades del Insabi, el Instituto de Salud para el Bienestar… así como lo había anunciado hace un año, inició actividades la institución con la que se dio de baja el Seguro Popular.

La idea del ex secretario Julio Frenk que inició por decreto en 2003 y que durante diez y siete años complementó los servicios que se dan en el Sector Salud, especialmente el IMSS, el ISSSTE y algunas estructuras de salud de los estados del país, llegó a su fin. Sin duda que el Seguro Popular era un mecanismo financiero que permitió acercar los servicios de salud a más de 20 millones de mexicanos que por distintas razones debían de pagar los costos, independientemente de recibir dichos servicios en las mismas instituciones del sector.
Una semana para darnos cuenta que la cancelación del Seguro Popular y el inicio del Insabi se da en medio de crisis, caos, desorden, mentiras, incertidumbre, improvisación… por decir lo menos.
¡Pero se trata de la salud de los mexicanos!

El gobierno de la 4T se dedicó a satanizar el Seguro Popular y como dijo el presidente López, para tener servicios de salud como los que tienen en Dinamarca en el Reino Unido o en Canadá. No entiendo para qué se hacían las comparaciones… es probable que como uno más de sus discursos irresponsables, sólo que ahora los mexicanos tenemos que agregar a las crisis por la inseguridad y la violencia y la falta de empleos, los servicios de salud que tenemos que pagar los mexicanos, resulta que en las clínicas y los hospitales del país no hay medicamentos, no hay insumos de curación o de quirófanos y los tiene que pagar el paciente, si es que quiere contar con el servicio.

El Insabi recibió el mismo presupuesto que tuvo el año pasado el Seguro Popular: cuarenta mil millones de pesos, sólo que ahora sin reglas de operación y con incertidumbre de parte de los pacientes. Antes sabían lo que podría pasar si llegaban a la clínica de salud que les correspondía, ahora no hay manera de que resuelvan su necesidad de atención médica u hospitalaria si no lo pagan como si fuera un servicio de medicina privada. Los gobiernos estatales están recibiendo menos presupuesto para este año.
Al gobierno se le olvidó… (Será…) que este año hay que agregar a dos y medio millones de nuevos mexicanos, que están naciendo desde el primero de enero, sin la aspiración de tener los servicios como los que tiene Canadá, hay que triplicar el gasto actual en materia de salud y equivale al 2.5 del PIB.

La cancelación del Seguro Popular y la creación del Insabi es el nuevo escenario de crisis de nuestro país, más de diez gobernadores están buscando cómo no convenir con la nueva institución y por lo menos seis gobernadores quieren negociar regresar al modelo anterior.
Sin reglas de operación no hay manera de que funcionen las instituciones gubernamentales y si se tienen todos los riesgos de estar facilitando corrupción a gran escala, así están iniciando las actividades de la nueva institución de salud del país, es decir, INSEGURIDAD, VIOLENCIA, DESEMPLEO Y AHORA CRISIS EN LAS INSTITUCIONES DE SALUD.
Presidente López, con la salud de los mexicanos ya no siga jugando… la retórica no es la solución, se requieren estrategias, estructuras presupuestales, reglas de operación claras, evaluación de las acciones del gobierno. Nadie tiene derecho a “jugar” con la vida de las personas.
Hasta la próxima PROSPECTIVA.

ESCRIBE UN COMENTARIO