Algunos comercios aprovechan el problema que se está viviendo por la pandemia para vender algunos productos de la canasta básica a precios más elevados a los normales.

Imelda Noriega, quien es ama de casa y a diario acude a los negocios del mercado Victoria y negocios externos a realizar las compras del mandado que requiere para preparar los alimentos de su marido y sus hijos, señaló que desafortunadamente la pandemia solo ha dejado más pobreza entre los sectores más desprotegidos de la ciudad y precios más altos en algunos de los productos como son el huevo, carne de pollo y en ocasiones hasta en la verdura y las hortalizas que se utilizan para preparar la comida del día

Explicó que hace días sin previo aviso y autorización de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) el kilo de huevo se estuvo vendiendo a un precio superior a los 35 pesos cuando el costo normalmente es de 24 pesos.

Asimismo mencionó que consumir carne de pollo en este tiempo es darse un lujo puesto que hay negocios en donde se está vendiendo dicho producto a un costo superior a los cincuenta pesos cuando el costo normalmente es mucho más económico.

Consideró que en los negocios ubicados en la zona centro, mercados y colonias y fraccionamientos, los costos son aún más altos debido a que los dueños siempre argumentan el costo del traslado y la gasolina que gastan las camionetas que utilizan para cargar los productos o mercancías.

Mencionó que para evitar abusos en los costos en el municipio se requiere que la Profeco realice visitas a los negocios para que corrobore los costos que afectan la economía de las familias y de ser necesario que aplique las sanciones correspondientes y no solamente lleguen y realicen investigaciones en dos o tres negocios y digan que todo está bien aun y cuando la realidad es diferente.

ESCRIBE UN COMENTARIO