La inflación histórica que vive México, superior al 7 por ciento, traerá afectaciones al estado de Guanajuato en el arranque del 2022 en obra pública.

El gobernador del estado Diego Sinhue Rodríguez Vallejo aceptó qué la pandemia del 2020 afectó la competitividad de Guanajuato este año, y para el próximo 2022 se mantendrán las afectaciones por la histórica inflación del 7% que lleva hasta el 15 de noviembre acumulada el gobierno federal.

Según los analistas, a este paso en el mes de diciembre se podría dar el otro punto que falta para llegar a un 8% de inflación en todo el año, lo que afectará a la economía del próximo año, pues los insumos y alimentos encarecerán y la población alcanzará para menos y las familias más pobres serán las principales afectadas, mientras que el gobierno del estado y los municipales, verán encarecidas la obra pública y alcanzará para menos construcciones y mantenimientos.

“No será la excepción, la inflación está muy fuerte, son ya 7 puntos de inflación, es histórico, nunca habíamos llegado a tanta inflación, y eso va a hacer que el dinero alcance para menos, el presupuesto no sólo está a la baja, sino que con la inflación se alcanzará a hacer menos obras, menos acciones, es algo que nos preocupa”.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) publicó esta semana que cinco municipios de Guanajuato retrocedieron en su competitividad, afectación que se generó principalmente por la inseguridad, la educación y la economía.

“Vamos a tener que trabajar muy fuerte, la pandemia nos golpeó fuerte a todos, creo que ya viene la recuperación, la inversión extranjera sigue llegando, se ven señales positivas de recuperación y en pocos años estaremos creciendo al doble del país”, pronosticó el mandatario estatal.

INSEGURIDAD

Por su parte el secretario de economía del Estado Mauricio Usabiaga también aceptó que el trabajo del IMCO es profesional y que Guanajuato sí está siendo afectado en su competitividad por la inseguridad, la cual depende de la federación.

“Lo que le da la competitividad al estado es la fortaleza del ecosistema, tiene varias variables como la movilidad de las personas, la logística, la educación, la habilidad de tener agua, la generación de energía con calidad y cantidad, aire limpio, seguridad y estado de derecho, son un rubro que abarca muchas variables y estamos trabajando en ellas, pero muchas de las decisiones dependen de la federación, el barco es México y el camarote es Guanajuato, muchas de las decisiones que afectan al estado son de la federación”.

El Instituto Mexicano para la Competitividad en su encuesta anual de competitividad de las ciudades, colocó a León en el lugar 14 de 15 ciudades y zonas conurbadas estudiadas por tener más de un millón de habitantes.

CIUDADES

Entre las ciudades de 500 a un millón de habitantes, el IMCO colocó en el lugar 19 a Irapuato y en el 23 a Celaya. Esta lista contó con 25 ciudades en análisis, lo que demuestra que ambas ciudades no están en los primeros lugares de competitividad.

En el rango de las ciudades que tienen entre 250 y medio millón de habitantes, Salamanca se colocó en el último lugar de competitividad de 21 ciudades estudiadas.

Finalmente entre las ciudades menores a 250 mil habitantes, San Francisco del Rincón se ubicó en el último lugar, octavo.

“Estamos heredando problemas históricos, desde el reparto agrario se dispersó mucho la población, está muy dispersa y necesitamos agruparla para poder ayudar mejor a la persona a su desarrollo personal y a la sociedad”, comentó Usabiaga.

Dijo que la inseguridad no es de Guanajuato, sino que se manifiesta en todo el país, “va ligada la seguridad a la economía del estado, el inversionista busca sustentabilidad, seguridad, estamos trabajando en ellos, se han bajado los promedios y los indicadores en el estado, pero todavía hay mucho por hacer”.

Puntualizó que la devaluación del peso sobre el dólar es otro de los factores que le preocupa a nuestro estado va directamente a la inflación y al poder adquisitivo de las empresas que compran insumos y a los ciudadanos en general.

“Es algo que nos preocupa, la inflación perjudica a la población, les disminuye su poder adquisitivo, se afecta a la calidad de vida de los mexicanos, la devaluación y la inflación dependen de la estrategia de las políticas públicas en economía del país”.

Concluyó que una devaluación se frena con la productividad de las empresas en el país y “esta se da con un ecosistema robusto, es más competitivo”.

ESCRIBE UN COMENTARIO