Antes de WhatsApp, Messenger y los e-mail, la única forma de comunicación a distancia era por medio de cartas, las cuales eran transportadas por importantes mensajeros, quienes anunciaban su llegada con un silbato, regularmente a bordo de su bicicleta.

Hoy es día nacional de estos indispensables mensajeros: Los carteros, quienes con el paso del tiempo han modificado su labor aunque hay cosas como la eterna rivalidad con los perritos de casa o la importancia de los documentos que entregan, que siguen teniendo vigencia.

En entrevista con El Heraldo, Juan Antonio Anguiano Rodríguez, un cartero con más de 15 años de experiencia que labora en Correos de México, señaló que los últimos años el despido de algunos de sus compañeros y la disminución de carga de trabajo es algo “triste que ha tenido que ver”.

Desafortunadamente las aplicaciones de comunicación que funcionan con Internet y el surgimiento de empresas transnacionales que se instalan en las metrópolis, han sido factores para que poco a poco la profesión de cartero se quede sólo en la memoria de algunos cuantos.

A pesar de eso, hoy en día sigue habiendo personas que mandan cartas, principalmente a familiares que están en otras ciudades, estados o países. Incluso, muchos son adultos mayores.

ETERNOS RIVALES

Juan Antonio compartió que los perros siempre han sido ‘enemigos de los carteros’ y de manera personal relató que uno lo mordió hace 14 años, cerca de la Deportiva I, “no lo vi, de repente salió debajo de un auto y me agarró la pierna”.

Mostró a la fotógrafa de este medio la marca que ese can le dejó en el chamorro.

Con sólo sonar su silbato era motivo para que ya le ladrasen los perros que se encontraban cerca del ellos.

MENSAJEROS DE EMOCIONES

Entregar cartas siempre es un trabajo que se relaciona con emociones, pues si entran estados de cuentas o cobros muchas personas se enojan, y si entregan buenas noticias o cartas de seres queridos se alegran.

Era muy común que las parejas enamoradizas se enviaran cartas por ejemplo.

A algunos carteros les tocó ver a una pareja de novios que se mandaban cartas con un beso marcado en el sobre, cartas perfumadas o con algún detalle de este tipo.

Y más que eso, les tocó ver la evolución de esas parejas, de cómo a través de las cartas formalizaron su relación y cómo después se casaron y hasta llegaron a formar familia.

También se llegaron a entregar noticias malas, anteriormente existían cartas con bordes negros que significaban que alguien había fallecido.

“Fuimos testigos de tristeza y alegrías”.

CON LA TECNOLOGÍA

Correos de México se ha tenido que actualizar al uso de la tecnología. No están peleados con ella pues incluso gracias a un lector de código de barras ellos hacen entrega más certera de las cartas y es más difícil que hoy en día se pierda alguna.

A nivel nacional Correos de México sigue teniendo del 95 al 98% de cobertura debido a que muchas de las paqueterías transnacionales no llegan a pueblitos rurales por ejemplo.

“Así sea una carta que va al cerro ahí vamos a llevarla, cruzar arroyos, usar puentes caminando”, comentó Juan.

Entregar buenas noticias y que las personas estén agradecidas es parte satisfactoria de este trabajo, pues Juan comentó que en una ocasión al hacer una entrega a una señora de la tercera edad que vive en el bulevar Téllez Cruces, se dio cuenta que eran datos de actualización de su pensión y que al parecer ya comenzaría a recibirla.

“La señora humilde buscaba cómo agradecerme el haberle llevado la carta, y yo le decía que no era necesario; al final me dio su bendición y para mí eso cuenta mucho”, expresó.

Hoy lo que más entregan los carteros es correspondencia de recibos de pagos o propaganda publicitaria, aunque sigue habiendo personas que les gusta escribir y expresas de puño y letra algún mensaje.

El Día del Cartero fue establecido el 12 de noviembre de 1931 con la intención de reconocer la ardua labor de llevar los mensajes urgentes y necesarios a la sociedad.

ESCRIBE UN COMENTARIO