Fueron cuatro cadáveres en avanzado estado de descomposición los rescatados ayer lunes de una fosa clandestina ubicada al interior de una vivienda en la comunidad de Nuevo Chupícuaro. En ese mismo domicilio hace casi 3 años fueron encontrados los restos de otra persona.

E día de ayer, pasadas las 11:00 de la mañana, la llegada de una patrulla de la Policía y de varios civiles con palas al hombro, al igual que más tarde del personal de la FGE, alertó a los vecinos de la calle Motolinía, quienes observaron cómo las autoridades ingresaron a una de las casas en donde permanecieron durante el resto de la mañana y parte de la tarde.

Fue gracias al empeño y al trabajo de colectivos civiles de buscadoras de personas desaparecidas que se pudo dar con ese sitio, de donde, se dio a conocer de manera preliminar, fueron recuperados cuatro cadáveres, sin saberse a qué género corresponden.

Cabe mencionar que en esa casa, en cuyo interior está una fosa clandestina, el 10 de diciembre de 2020 las autoridades localizaron los restos de una persona, pero desde aquella ocasión no se volvió a saber más del caso, según comentaron los colectivos civiles.

Finalmente y luego de la llegada de personal de servicios periciales y del SEMEFO, por la tarde salieron las unidades oficiales de la comunidad Nuevo Chupícuaro, llevando consigo restos humanos y otras evidencias encontradas.