Miles de inditos refrendaron su fe en la Virgen Morena del Tepeyac, al acudir desde los diferentes puntos de la ciudad a postrarse ante su imagen en el Santuario de Guadalupe, desde temprana hora.

El “Milagro del Tepeyac” se repite de distintas maneras en cada uno de los integrantes de familias, en niños sanados, en jóvenes y adultos que salen bien de sus operaciones, de sus enfermedades, de sus problemas, conflictos y necesidades personales, matrimoniales, familiares, laborales.

El “Día de los inditos” es especial para las familias que acuden en largas filas a dar gracias por los favores, “los milagros” que aseguran les hizo la Virgen de Guadalupe y a volver a pedirle que les ayude en este Año Nuevo a salir adelante en sus penas, dificultades y enfermedades.

Desde todos los rumbos de la ciudad, en camiones urbanos, orugas, en taxis y caminando, llegan al cruce de la avenida Miguel Alemán para subir por la calle Álvaro Obregón en filas interminables hasta el Santuario de Guadalupe para llegar ante la imagen de la Virgen Morena del Tepeyac.

Vestidos los niños, adolescentes, jóvenes y adultos de “sanjuandieguitos”, y las niñas, las jovencitas, señoras con sus atuendos de inditas, de Lupitas, cargan sus huacales en la espalda, sus charolas, canastas con bolillos, enchiladas, verduras, frutas, que llevan como ofrenda a la Virgen de Guadalupe y que después aprovechan para comérselas.

Juan Miguel Morales da gracias de que desde hace diez años salió bien de una operación de corazón en el IMSS, ya no lo contaban por lo riesgoso que era la intervención quirúrgica, sus familiares y él se encomendaron a la Virgen de Guadalupe.

También te puede interesar:  INVADEN LAS MOMIAS FERIA DE LEÓN

De un embarazo de alto riesgo, salió bien librada con sus cuatitos, Angélica María, su esposo y sus padres pidieron “un milagro” a la Virgen Morenita, cada año por eso vienen a visitarla con los niños de 8 años.

Familiares de Sebastián, quien padece de una enfermedad del páncreas, también visitaron el Santuario de Guadalupe, para pedir con oraciones para que tenga alivio.

Así cada una de las personas y familias, manifestaron su fe con el peregrinar, rezos, alabanzas y cánticos ante la imagen de la Virgen de Guadalupe, en largas filas hasta en la noche como cada año, acude el pueblo católico de León, una tradición que permanece desde el 12 de enero de 1876 iniciada por el padre Pablo de Anda Padilla.

Afuera del Santuario de Guadalupe, se realizó una gran verbena popular con grupos musicales, juegos mecánicos, antojitos mexicanos, se instalaron 300 comerciantes de alimentos, fotografía, flores, aguas frescas, diversas mercancías, bajo estrictas medidas de Seguridad Pública, de elementos de Protección Civil e inspectores de Comercio.

ESCRIBE UN COMENTARIO