Muchos parques lineales continúan en el abandono. Uno de los ejemplos más claros es La Sardaneta, y otro, Paseo de Alfaro, en la colonia Manzanares. El estado de estos lugares de convivencia ha sido un problema habitual.

El camino que se encuentra en Paseo de Alfaro tiene bancas en mal estado, basura en diversos puntos y muros grafiteados.

Por si eso fuera poco, de acuerdo con los vecinos, tiende a ser un lugar peligroso a altas horas de la noche, donde es mejor “dar la vuelta” para no correr el riesgo de ser víctima de la delincuencia. La Sardaneta, por otro lado, ya es un problema habitual desde su fundación, en octubre del 2015. Todo empezó como un proyecto para la sana convivencia de las familias, sin embargo, el gusto duró poco.

“Aquí la basura se acumula a cada rato” señala Patricia Godínez, vecina de la colonia Manzanares. “Es algo normal. Siempre hay algún cochino que deja sus porquerías por aquí. Además, nunca faltan los vándalos que pintan las paredes. Luego, de noche, es cuando es mejor no pasar por esta zona. Es preferible darle la vuelta”.

Diana Acosta, ama de casa y vecina de la colonia Manzanares, explica que se trata de un problema habitual en muchos parques lineales: “mi hermana vive por León 1, y allí sucede exactamente lo mismo. Pero no podemos echarle la culpa de todo a la policía cuando es la gente quien no cuida los parques. Lo que sí esperamos es que pronto se remodele con la administración de Ale”.

La Sardaneta, por su parte, es un parque que no solo ha sido víctima del vandalismo, sino una zona habitual para todo tipo de crímenes, desde quienes destrozan los barandales para venderlos en recicladoras y hojalaterías, hasta cuerpos que se encuentran en la zona, tal como ocurrió con el “embolsado” que se encontró a inicios de agosto del 2021, o los cadáveres de una pareja que se encontraron en noviembre del pasado año.

ESCRIBE UN COMENTARIO