Empresarios y prestadores de servicio del municipio de San Miguel de Allende se trasladaron hasta la ciudad de León para convocar a una rueda de prensa en la cual denunciaron un presunto abuso de autoridad y acoso por parte del alcalde municipal de esta ciudad, Mauricio Trejo Pureco.

En dicha conferencia de prensa se contó con la participación de al menos 8 personas entre comerciantes, prestadores de servicios de transporte y hasta abogados representando a empresarios en donde denunciaron que este presunto abuso es debido a una presumible relación con el ex gobierno municipal.

Gerardo Ramírez, representante de los tranvías que prestaban servicio en el municipio, informó que son 9 las unidades que actualmente están detenidas en el corralón sin el sustento jurídico necesario y supuestamente fueron llevadas allí de manera arbitraria. Presuntamente los prestadores cuentan con sus permisos de movilidad y con todos sus permisos en orden.

Tanto prestadores de servicio como comerciantes y hasta empresarios ya cuentan con la suspensión legal otorgada por el tribunal administrativo de Guanajuato, pero, a pesar de esto, se quejaron que el Alcalde y la autoridad municipal hacen caso omiso a estos, supuestamente.

“A partir del 10 de octubre del año pasado, que entró la administración, fue evidente el acoso a mis clientes con un común denominador hacia varios negocios de San Miguel de Allende, el común denominador es que si de alguna forma el señor presidente municipal tenía conocimiento o si quiera idea de que las personas comerciantes o empresarios tuvieran algún vínculo de amistad con la administración pasada, era motivo suficiente para causarles una afectación”, así lo mencionó el abogado Juan Funciano Hernández, representante legal del restaurante la Terraza.

En esta rueda de prensa, al menos 4 comerciantes (de 17) que estaban ubicados en la Zona Centro de este municipio expusieron que tienen varias semanas y meses sin laborar debido al presunto hostigamiento que sufren y a que no son del agrado del Presidente Municipal.

Sandra Granados Guzmán es una de estos comerciantes, quien expuso que le han quitado su carrito en más de 3 ocasiones y que, actualmente, tiene meses sin laborar debido a esto y entre lágrimas lamentó que ha tenido que sacar a sus hijas de la escuela algunos días para buscar la manera de ganarse el pan de cada día.

Además, denunció que en una presunta reunión que tuvieron con el Alcalde en el pasado mes de noviembre, supuestamente el Alcalde les hizo comentarios discriminantes refiriéndose a ellas como prietas, feas y chaparras, mencionándoles que, de forma personal, los productos que ofertan como dorilocos no son del agrado del Presidente Municipal.

ESCRIBE UN COMENTARIO