El 12 de diciembre está a pocos días. Para los católicos mexicanos es una de las fechas más importantes. En León, la festividad adquiere importantes connotaciones no solo religiosas, sino sociológicas e históricas. Así lo señala en entrevista el arquitecto, funcionario, escritor y divulgador de la historia panza verde, Rodolfo Herrera.

Herrera, quien es uno de los coordinadores de acervos de apoyo del Archivo Histórico, es autor de varios libros sobre la Independencia y la Revolución y su impacto en la Capital del Calzado. Asimismo, ha impartido varios diplomados y conferencias sobre la difusión de la historia en León. Sobre el 12 de diciembre, señala:

“En León tenemos dos celebraciones a la Virgen de Guadalupe. Una es la del 12 de diciembre, que es la fiesta litúrgica, y la del 12 de enero, que fue por disposición del primer obispo de León, que la festejaba en la Catedral de manera muy suntuosa, y cuando se empezó a celebrar en el Santuario de Guadalupe, pidió que se llevara a cabo al día siguiente”.

Herrera apunta: “Creo que León es la única ciudad donde celebramos a la Virgen de Guadalupe el 12 de enero, y es la tradición que conocemos como El día de los inditos”.
Cada una de las festividades es importante, y destaca por sí misma. Sobre ese hecho, Herrera apunta:

“Las dos festividades tienen su fuerza propia. Nada más que nosotros agregamos la del 12 de enero de una manera muy singular. La del 12 de diciembre es la litúrgica, con todas las manifestaciones religiosas y populares, incluso muchos viajan a la ciudad de México para pagar su manda”.

Sobre el Santuario de Guadalupe, el libro “Monografía del municipio de León” de Navarro Valtierra, describe:
“Construido en la loma de La Soledad en la segunda mitad del siglo XIX, es de estilo neoclásico muy barroquizado; la fachada se compone de tres cuerpos de forma polígona cuyas columnas tienen capiteles del orden compuesto, rematando el conjunto una media cúpula muy caprichosa y con su atrio cercado con una elegante balaustrada”.

ESCRIBE UN COMENTARIO