Debido a los actos de vandalismos y el robo de materiales y la poca vigilancia en la colonia Sopeña, todas las tapas de los registros ubicados sobre las banquetas de la calle José Ortiz de Domínguez fueron robadas para luego venderlas como hierro viejo en las recicladoras.

Esther Mondragón, vecina del lugar, señaló que desde que se arregló la calle se colocaron las tapas de los registros, sin embargo con el paso de los días empezaron a desaparecer debido a que los vándalos de la zona las quitan para posteriormente venderlas en las recicladoras, en donde les pagan a menos de un peso el kilo de fierro.

Dedujo que lo anterior se debe también a la falta de recorridos de la policía municipal en la zona y la cantidad de personas que se dedican a consumir drogas a cualquier hora del día, y que para conseguir la misma se dedican a robarse las tapas, cables y al interior de las viviendas que se quedan solas.

Explicó que cuando se rehabilito la calle todo quedo bien, sin embargo por los actos vandálicos por las noches tienen que caminar sobre las banquetas e ir cuidando de no caer en uno de los registros, de más de un metro de profundidad, y representan un peligro principalmente para los menores de edad y los adultos de edad avanzada que pueden llegar a caer a los registros.

ESCRIBE UN COMENTARIO