El INE confirmó que los morenistas Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, no podrán ser candidatos al Gobierno de Guerrero y Michoacán, respectivamente, por no reportar gastos de precampaña.

Así lo decidió el Consejo General en votaciones cerradas, de seis votos a favor y cinco en contra, luego de que el viernes pasado el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó al árbitro valorar otra vez el destino de los registros.

Y ahora, ante la advertencia de Morena de que impugnará la nueva resolución, será el Tribunal el que tome la decisión final.

En la discusión del proyecto sobre la candidatura de Salgado, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, aseguró que no se trata de un tema político, sino jurídico.

«A pesar de los tonos encendidos, no es un tema político, sino estrictamente jurídico. Tiene que ver con una serie de irregularidades».

«El Tribunal Electoral confirmó las faltas de Morena y sus precandidatos», señaló.

Afirmó que el no entregar los informes es una manera de impedir que se fiscalicen las campañas y conocer si el dinero que entra es ilícito, por lo que es una falta grave.

«El INE no está en contra de nadie, quien diga lo contrario sencillamente miente. El INE está en contra de quien viole la ley.

«Por eso a estas consejeras y consejeros electorales nadie los va amedrentar ni siquiera con amenazas directas e ilegales. Tenemos claro que se están desplegando estrategias claras de descalificación contra la autoridad electoral, y a quienes las encabezan les decimos que el INE no va a caer en las provocaciones, porque no caeremos en la trampa de la profecía autocumplida de sostener que con este instituto no hay condiciones democráticas. Haremos que se cumpla la ley», sostuvo.

El consejero Ciro Murayama aclaró a Morena que la mayoría de sus candidatos a la Gubernatura presentaron sus informes de precampaña, por lo que tendrían que preguntarse por qué dos aspirantes no cumplieron.

Aseguró que no están ahí para complacer al poder, y sostuvo que quien amenaza a las autoridades para que ceda a sus pretensiones cae en el autoritarismo.

Afirmó que como partido en el Gobierno, Morena usa su poder para descalificar, amagar con juicio político e ir hasta sus hogares para agredir.

«A pesar del intento de chantaje, el árbitro, sereno, marca las faltas y no permite la inclinación de la cancha a favor de nadie, se los digo de manera diáfana: al INE como institución no lo lograron coptar, tampoco lo pudieron doblegar, ahora, así sea tarde, les toca aprenderlo a respetar, si son demócratas», lanzó.

La consejera Dania Ravel consideró que sí hay un dolo por parte de los precandidatos a la Gubernatura en Guerrero, pues no hubo voluntad para informar, además de que la ley es clara en señalar una sanción.

La consejera Carla Humphrey lamentó que el Tribunal Electoral no haya determinado la sanción, pues se están perdiendo días de la campaña electoral tanto en Guerrero como en Michoacán.

Su compañera Claudia Zavala afirmó que la discusión no son los pesos, sino la falta, y permitirla es incentivar a los partidos y candidatos a que violen la ley y consideren que les sale más barato no entregar un informe que reportar lo que gastaron.

En sentido opuesto, el consejero José Roberto Ruiz Saldaña calificó el proyecto como absurdo y desproporcionado, además de que, consideró, no está comprobado que los aspirantes, entre ellos Salgado, actuaron con la intención de cometer la infracción de manera dolosa.

Al justificar su voto en contra del dictamen, el consejero Uuc-Kib Espadas insistió en que la sanción es desproporcionada, y si bien la cancelación del registro está contemplada en la ley, se debió atender al llamado de no afectar el derecho a ser votado de Salgado.

Incluso, argumentó, dicha legislación se hizo cuando los aspirantes recibían caudales enormes de dinero.

«No podemos eliminar de las boletas a estos candidatos sin generar una afectación profunda al derecho a votar de las electoras y electores, dañando con ello la integridad del proceso electoral», sentenció.

El consejero Martín Faz coincidió con quienes votaron en contra, al considerar que el INE no analizó profundamente el impacto entre el derecho a ser votado y la rendición de cuentas.

Sin embargo, calificó como irresponsables las expresiones de Morena de ir hasta los domicilios de los consejeros.

«Independiente del voto de los consejeros, las amenazas son inadmisibles, en democracia, los desacuerdos y diferencias deben ser resueltas por los canales institucionales y no por las descalificaciones o peor aún por la violencia», dijo.

En defensa de su partido, el representante de Morena, Sergio Gutiérrez, acusó al INE de no cumplir con lo que mandató el Tribunal Electoral.

Aseguró que si hubo una omisión, debe sancionarse de manera proporcional a la gravedad, y está demostrado que los 19 mil 872 pesos que se afirma no informó Salgado representan el .37 por ciento del tope de gastos de precampaña en esa entidad.

Además, dijo, tampoco hubo dolo, reincidencia ni conducta sistemática.

ESCRIBE UN COMENTARIO