En este Décimo Foro Industrial se contó con la participación de nuestras autoridades municipales, lideradas por Héctor López Santillana, nuestro presidente municipal, quien dio un mensaje claro y contundente, en el sentido de que León es una tierra de trabajo, donde tenemos una cultura de esfuerzo y que necesita que la federación se dé cuenta de que los municipios son el primer contacto clave para poder llevar el plan de desarrollo de la nación de primera mano a los ciudadanos. Que tenemos los mismos objetivos que el Gobierno Federal, pero que se requiere de recursos y participaciones más contundentes en este nivel y buscamos una economía más incluyente. Comentó, y algo en lo que estoy de acuerdo con él, que León es una tierra donde, como empresarios y ciudadanos levantamos la mano para trabajar, para generar empleo, para colaborar en el desarrollo de México, sin la necesidad de dádivas, sino más bien, sumando con acciones y trabajo a las estrategias de desarrollo y bienestar para lograr un mejor país.

Por otro lado, contamos con la participación del Procurador Fiscal de la Federación, el Dr. Carlos Romero Aranda, quién felicitó al sector industrial de Guanajuato por la disposición en sumarse a las iniciativas del Gobierno Federal y nos comunicó que la actual estrategia de política fiscal tiene como propósito incentivar los proyectos de transformación del Gobierno Federal y que se sigan brindando los bienes y servicios públicos que requieren los mexicanos. Nos compartió que la defraudación fiscal equivale al 2.5% del PIB, lo que equivale a 3 veces el costo del aeropuerto cancelado de la CDMX, a 10 años de operaciones de la Guardia Nacional o a 50 años de servicios de la Secretaría de Economía. Por ello, la reforma aprobada y publicada, señala que el fenómeno de la defraudación fiscal debe ser tipificada como delincuencia organizada, que atenta contra la seguridad nacional y tiene como objetivo el combate a las empresas fantasmas, es decir, aquellas personas que se dedican a operar con facturas y operaciones simuladas, para evadir el fisco. Esto debe dejar claro, que la reforma no va en contra de los empresarios que cumplen sus obligaciones, que pagan impuestos, que cumplen con sus obligaciones obrero-patronales, sino que combate a las organizaciones criminales que corrompen las operaciones comerciales, con operaciones simuladas y con ello, buscar piso parejo para las empresas formales. No se busca criminalizar a los inocentes, sino a los criminales que operan en la oscuridad.

El Procurador Fiscal de la Federación también habló de que el cambio a la reforma fiscal se dio porque la defraudación fiscal ha generado un hueco de 500 mil millones de pesos. Hay miles de empresas fantasmas, y se dieron cuenta que en un mismo domicilio fiscal había 20 ó 30 empresas, donde los accionistas eran personas humildes o los domicilios fiscales eran baldíos o casas abandonadas. Había grandes operaciones que simulaban cosas que no se podían cuantificar, servicios, asesorías, etc. La realidad es que los delitos fiscales no estaban tipificados como delitos graves y no se podía seguir la huella del dinero.

La percepción de riesgo a los empresarios es alta, porque ¿qué pasa si la empresa no se da cuenta que la factura que le emiten en la compra de un bien o un servicio es falsa? En este sentido, nos pidió tranquilidad a los empresarios. Un empresario que paga sus impuestos, un empresario que da trabajo, que desarrolla la economía, que tiene un proyecto para generar bienestar en el país, no debería de preocuparse.  Lo que no se ha comunicado claramente es que esta reforma está enfocada en las empresas que se dedican a la compra/venta de facturas, esos no son contribuyentes, son delincuentes. Si eres un contribuyente que trabajas, tienes planeaciones fiscales, que quizá tienes alguna negligencia o incurres en la compra de alguna factura, sin saberlo, no tienes de que preocuparte, no tienes prisión preventiva. Sin embargo, si compraste facturas, usaste documentos falsos, defraudas por más de 7.8 mdp, ya no estamos hablando de una empresa sería y profesional, y por lo tanto, puede estar en problemas.

En los temas del entorno económico y político del país, fueron Jorge Flores Kelly y Alberto Aguilar “Don Dinero”, quienes nos brindaron conferencias magistrales. Rescato, de tanta información que nos compartieron, algunos puntos clave. Vemos una tendencia global antisistema, donde la tecnología y los modelos de negocios han cambiado radicalmente la forma de hacer las cosas.

Antes los medios de comunicación seleccionaban las noticias con el sesgo que querían, nos informaban cuando querían y a la hora que querían. Hoy los medios son las redes sociales, donde veo lo que quiero, cuando quiero y a la fuente que yo quiero. La tecnología y la información también ha alterado a los partidos políticos y han surgido políticos antisistema, políticamente incorrectos que han triunfado: Trump, Bolsonaro, Obrador. Los ciudadanos ya no se unen por partidos de izquierda o derecha, sino por las afectaciones a su estatus quo, afectaciones a los consumidores. Las generaciones Millenials y Generación Z no creen en las instituciones, ni en la iglesia, ni en los partidos y, además, fueron quienes más votaron por este nuevo gobierno. Don Dinero nos habló de los cambios clave en el escenario, donde por primera vez tenemos un gobierno de izquierda, que cambia mucho la sensación de confianza para empresarios y consumidores; y como es lógico, cuando no es tan claro lo que sucede, ni tan claras las estrategias, hay un tema de incertidumbre en el mercado.

Y la realidad es que el panorama no se ve diferente, porque la estrategia del presidente, más que inversión para el desarrollo e infraestructura, se ve enfocada en inversión en programas sociales y asistencialismo.

Por supuesto que hay mucha más información en temas políticos, económicos, sociales y los efectos en el escenario empresarial. Este Foro Industrial tiene como propósito sensibilizarnos como empresarios, tratar de entender ¿qué está pasando?, ¿qué cambios fiscales, políticos, económicos se prevén?, ¿cuáles son los impactos a corto y mediano plazo de los cambios en materia fiscal y económica?; para con ello, tomar las mejores decisiones y mantenernos apostando por nuestro país.

Porque en tiempos de incertidumbre, de gran crisis, también se gestan grandes oportunidades. Como lo decía John F. Kennedy:  “En las crisis se debe estar consciente del peligro y muy atento a las oportunidades”.

ESCRIBE UN COMENTARIO