Con la imposición de la toma de ceniza en los templos de la religión católica se recordó que “polvo somos y en polvo nos convertiremos” y se dio inicio a la temporada de cuaresma.

Una de las voluntarias en la imposición de la ceniza entre los creyentes de la iglesia católica, informó que, de acuerdo a la tradición bíblica, la ceniza hace referencia a un sentimiento de humildad, particularmente delante de Dios.

Indicó que con lo anterior se recuerda al cristiano, su origen y su fin; que la vida terrenal es temporal.

Recordó que para el pueblo judío, la ceniza era un símbolo que representaba la fugacidad de la vida y el arrepentimiento de los pecados.

Con el Miércoles de Ceniza la iglesia comienza el tiempo litúrgico de la cuaresma, dicho signo reconoce que el hombre es nada sin el auxilio de Dios.

Una de las mujeres de edad avanzada que se presentó en la Parroquia de Santiago Apóstol para la toma de ceniza, índico que el inicio de la Semana Santa permite la reflexión de las personas que creen en la iglesia católica y en la virgen María.

Precisó que hace muchos años atrás, durante toda la cuaresma, las personas acostumbraban a guardar el ayuno y aplicaban la abstinencia; sin embargo, con el paso de los años las creencias han ido cambiando al grado que los jóvenes y las nuevas generaciones han ido dejando en el olvido las costumbres y las creencias de la religión.

Consideró que en la actualidad las personas viven entre hechos violentos, drogas y cometiendo actos que atentan contra otras personas, sin tener conciencia de Dios ni remordimiento de lo que hacen mal.

ESCRIBE UN COMENTARIO