La temporada navideña está presente en todo León. En lugares como la calle Virgo, en Lomas de la Piscina, se puede admirar como en pocos lugares de la ciudad, pues los vecinos han montado su propia villa navideña.

La forma más fácil de llegar a la Villa Navideña de la colonia Lomas de la Piscina es bajando del paradero Santa Rita. Una vez allí, basta con caminar todo derecho por la calle Virgo. Poco a poco las luces, los adornos y la “buena vibra” navideña se sentirán en el ambiente.

La calle Virgo muestra adornos en todos y cada uno de sus rincones: luces multicolores, un Santa Claus Inflable, un muñeco de nieve, renos; etcétera. Las amas de casa y comerciantes sacan cajas de regalos mientras venden sus productos, y cada día todo tipo de vehículos se detiene para poder admirar el lugar y por supuesto, tomarse selfies.

Todo comenzó hace siete años, cuando uno de los habitantes de la calle, Alejandro Rojas, comenzó a adornar su casa. Esta acción comenzó a crecer, y con el paso del tiempo, fueron otros vecinos quien se sumaron a la costumbre. Hoy en día, el lugar es un ejemplo de luz y color.

María Luisa González, prima de Alejandro, recuerda: “él empezó con foquitos, y luego todos pusimos más. Este año también pusimos piñatas. Cada diciembre vienen los camiones y se detienen a ver todo. Nosotros empezamos a finales de noviembre, y aunque el recibo llega un poco más caro, nosotros nos sentimos muy orgullosos”.

Además, hacen posada y novenarios, celebrando las fiestas como en antaño, manteniendo viva la tradición.

Muchas personas de colonias aledañas conocen la calle como “La Villita”, y otros llegan de distantes puntos de León para poder apreciar el decembrino espectáculo. Es hasta el 6 de enero que los vecinos retiran los adornos, y junto con el Año Nuevo y el Día de Reyes, todo vuelve a la normalidad.

Entre villancicos, luces, esferas, piñatas, renos y figuras inflables, así se vive la Navidad en Lomas de la Piscina.

ESCRIBE UN COMENTARIO