Ya pasaron más de dos años desde que la Covid-19 cambió al mundo y los retos aún no terminan.

Se estima que entre un 30 y un 80% del total de las personas que contrajeron Covid-19 presentan algún tipo de secuelas en salud mental tipo cognitivas.

Así lo expuso la neuro psicóloga clínica e investigadora asociada del Instituto Nacional de Rehabilitación Alejandra Zamudio durante su ponencia en el Seminario “Psicología y Covid el reto continúa” llevado a cabo en las instalaciones del Forum.

Si bien estas secuelas se han identificado en personas de todas las edades, los adultos mayores de 60 años son los que han padecido más esta situación debido a que fueron los primeros que estuvieron aislados durante mucho tiempo y por su proceso natural de envejecimiento.

Otro grupo de personas que también puede padecer esta situación con más gravedad son las personas que ya vivían con algún problema de salud mental.

Algunas de las secuelas que se han identificado son pérdida olfativa, problemas de atención y secuelas cognitivas que afectan la memoria, la atención y otros procesos mentales.

La recuperación de este tipo de secuelas dependerá de cada caso en particular en las personas; pero los estudios han reportado que para tener mejoría se requieren mínimo 3 meses de sesiones semanales.

Particularmente en los jóvenes o niños estudiantes en donde se pudieran presentar secuelas como déficit de atención o de memorización la especialista recomendó que los estudiantes deben estimular sus procesos mentales con uso de aplicaciones, juegos o pasatiempos que les demande más esfuerzo al cerebro del que habitualmente se tiene.

Señaló que una de las preocupaciones es que en población que ya vivía con alguna enfermedad mental, el riesgo de pensamientos suicidas en la pandemia estuvieron muy latentes, por lo que hizo  un exhorto a la ciudadanía para que acuda por atención psicológica lo antes posible si identifican alguna posible secuela de Covid-19.

ESCRIBE UN COMENTARIO