La ciudadanía ignora si se trata de una “moda” de los criminales o bien, del modus operandi de una banda… lo que sí saben es que los asaltantes con machetes se están convirtiendo en una desafortunada costumbre en León, debido a la poca respuesta de las autoridades. La colonia Las Torres, a la altura del Malecón, es uno de los muchos lugares donde asaltan.

Los vecinos han optado por apoyarse entre ellos, avisando a las autoridades en cuanto ven a un sospechoso.

Han pegado pancartas a lo largo del bulevar, advirtiendo a los transeúntes. “Cuidado, aquí asaltan con machetes”, dice el texto en color neón, aclarando que, por lo general, es entre 6 y 7 de la mañana.

En redes sociales, son los usuarios quienes comparten direcciones de zonas donde asaltan con dichas armas blancas, ya sea en perfiles personales o en grupos enfocados en la vida diaria de León. Independientemente si es en la red o en el mundo físico, el miedo y la indignación de la ciudadanía son generalizados.

Héctor Márquez sale a hacer ejercicio todas las mañanas por la zona del bulevar. En su recorrido diario, llega hasta Plaza Mayor y regresa a su casa.

No puede sino reconocer el constante miedo de salir a correr y sufrir el riesgo de ser asaltado.

Un caso similar es el de Berenice Escalante, a quien le gustaba salir a hacer ejercicio en su bicicleta por la noche. Ahora, ha optado por evitar salir por la noche.

“No entiendo por qué somos nosotras las que nos debemos de cuidar”, dice Berenice. “Nosotros somos los ciudadanos que trabajamos, los que estamos día con día llevando el dinero a la casa. La mitad nos la roban los impuestos y la otra mitad los rateros”.

También te puede interesar:  Continúan festejos juveniles

De acuerdo con las declaraciones de los entrevistados, los obreros y trabajadores salen a las seis de la mañana rumbo a su trabajo, montando sus bicicletas.

Es alrededor de las 7, cuando las primeras luces del alba comienzan a iluminar León, que aparecen personas valiéndose de machetes.

Los trabajadores optan por darles sus mochilas, sus billeteras, y en el caso más extremo, sus bicicletas.

ESCRIBE UN COMENTARIO