En el año de 1978 se colocó su primera piedra. Hoy, cuarenta años después, el Poliforum León es un recinto de 42 mil metros cuadrados entre salones y áreas multifuncionales.

Nació como un proyecto de Centro de Exposiciones y Convenciones, principalmente para la industria del calzado y de la piel.

Años atrás, allá por la década de los sesenta, las exposiciones zapateras eran itinerantes, incluso la Escuela “Eufrasia Pantoja”, edificada a mediados de los años sesenta, fue sede de exposiciones nacionales del calzado.

Visionarios empresarios como Chuy Vázquez, Pepe Padilla, Genaro de la Garza, Ramón Padilla, Everardo Mendiola, Eliseo Martínez, David Abugaber y don Roberto Plascencia Saldaña, acariciaron el gran proyecto de una sede única y vanguardista.

En 1977 se contempló la construcción del gran inmueble en un predio localizado sobre el bulevar López Mateos a unos pasos del Estadio León y entre las nacientes colonias Oriental y Bugambilias.

El tema de “los dineros” no fue tarea fácil, pero los entusiastas zapateros encontraron el liderazgo ideal en la persona de don Pepe Abugaber, quien encabezó el proyecto.

El primer obstáculo fue que, a partir del año de 1978 se registró una galopante inflación en la economía nacional  que impactó al presupuesto original.

El Archivo Histórico Municipal, que encabezó el recién desaparecido cronista vitalicio, Carlos Arturo Navarro Valtierra, evoca que, a pesar de la crisis económica, el proyecto siguió adelante.

La gran aventura iniciaba con la colocación de la primera piedra, que correspondió presidir al entonces gobernador de Guanajuato, Luis H. Ducoing.

Una histórica fotografía que se exhibe en la exposición: “El Túnel del Tiempo”, proyecta la imagen de los dinámicos empresarios del zapato, Mario Plascencia, Chuy Vázquez, Carlos Sánchez, entre otros.

A partir de entonces y entre las peripecias inflacionarias, don Pepe Abugaber significó un sólido baluarte para sortear de una y de otra manera, los problemas económicos que hacían “tambalear” el gran proyecto de un centro de exposiciones para la ciudad.

Don Pepe concibió el diseño durante un viaje que hizo a Dallas Texas, donde ubicó el prototipo de lo que sería el Centro de Exposiciones.

A pesar del respaldo de todo su equipo de trabajo conformado por entusiastas zapateros, la tarea parecía difícil de continuar.

El plan original requería de una inversión de 83 millones de pesos como presupuesto, pero en pocos meses ascendió a 124 millones de pesos con motivo de la inflación.

Había que buscar una fórmula para ofrecer certidumbre financiera y, entonces se constituyó un fideicomiso para alentar a los empresarios del calzado a participar en la figura de condominio.

Entonces, ya se afrontaba un crecimiento inflacionario del 80 por ciento.

El fideicomiso y sus integrantes debieron hacer pagos al banco que aportó los recursos, varios de los empresarios participantes, incluso, recibieron requerimientos de embargo en sus casas.

Pero con el espíritu de trabajo y de equipo se logró la colocación de la primera piedra en el año de 1978 con la denominación de Centro de Exposiciones y Convenciones (Conexpo).

Hoy, cuarenta años después, ya bajo el título de Poliforum León, el inmueble es un orgullo leonés.

Desde entonces ha sido sede de los escaparates más importantes de la industria del calzado, así como otros eventos que trascienden en los planos nacional y mundial.

Ahí se realizan exposiciones como el Salón de la Piel y del Calzado, Anpic, así como numerosas exposiciones y convenciones durante el año, incluso forma parte del recinto ferial durante el mes de enero que la ciudad celebra el aniversario de su fundación.

El Poliforum de León es toda una realidad.

Felicidades al máximo recinto leonés en su cumpleaños número cuarenta.

ESCRIBE UN COMENTARIO