Los hechos ocurrieron un 22 de noviembre de 1963, y la historia de la política cambiaría para siempre. Un hombre llamado Lee Harvey Oswald disparó, desde el sexto piso del Depósito de Libros de Texto en Dallas, Texas, al trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy.

Los hechos han dado muchísimo de qué hablar desde aquel entonces, inspirando infinidad de libros y películas (tanto documentales como obras de ficción) y las especulaciones al respecto, sin duda, van a continuar por siempre.

La mañana del 22 de noviembre, Kennedy se levantó como cualquier otro día, sin saber que sería el último. Tomó el avión presidencial rumbo a Dallas, Texas. A las 12:30 viajaba en un Lincoln X-100 descapotable, al lado de su esposa Jackie y el gobernador del estado en cuestión. Viajaron por la Plaza Dealey. Pasaron por el edificio de libros de texto de Texas y fue entonces cuando le dispararon desde lo alto.

Kennedy murió esa noche, y se capturó al responsable, quien se encontraba en un cine: un hombre llamado Lee Harvey Oswald, que posteriormente sería asesinado por Jack Ruby. Ese mismo día, a las 15:00, Lyndon Johnson rendía juramento a bordo del avión presidencial como el nuevo presidente.

El hecho marcó a toda la generación de los llamados baby boomers.

En León no fue la excepción.

El 23 de noviembre de 1963 apareció en la portada de El Heraldo el encabezado “Kennedy, asesinado. Un francotirador lo mató en Dallas, Texas”, seguido de “Comunista, presunto asesino del presidente”.

Hasta el momento, la gente no conocía todos los vericuetos, teorías e hipótesis de los hechos que marcarían no sólo a una generación, sino a la historia del siglo XX.

En León, la gente se aglomeró en las televisiones de la zona centro y escuchó atentamente los radios en todos los cafés, restaurantes y cantinas. La edición de este medio informativo del 24 de noviembre apunta: “Numerosos leoneses se arremolinaron a los televisores en torno a las noticias del asesinato del presidente John F. Kennedy”.

Ramón Ramírez, el entonces presidente municipal de León, ofreció una declaración de los hechos: “El mundo entero ha perdido a un hombre muy valioso, no sólo para su país, sino para todos los países. Su asesinato ha sido un acto bochornoso por parte de quien lo perpetró”.

Las famosas imágenes que muestran el momento del disparo, y al guardaespaldas protegiendo a Jackie Kennedy, se les conoce como “La Película Zapruder”, debido a que fue filmada en 8 mm por Abraham Zapruder, quien filmó la caravana presidencial y se ha reproducido millones de veces, con el fin de descubrir lo que realmente ocurrió.

LAS CONSPIRACIONES

Sin embargo, las teorías de la conspiración sobre el asesinato de Kennedy son un tema que se mantiene hasta el día de hoy. Hay cientos de libros y documentos al respecto.

Una de las más persistentes es que había más de un tirador en la Plaza Dealey, y que Lee Harvey Oswald  no fue más que un señuelo político. Se ha especulado que incluso fue Lyndon Johnson quien mandó asesinar a Kennedy, tal como señala el teórico de la conspiración Roger Stone. También se cree que la CIA estuvo inmiscuida, que fue una venganza de Fidel Castro, e incluso que estuvo involucrada la mafia.

Lo cierto es que hoy, a casi 60 años transcurridos, la verdad nunca se sabrá, y lo anterior son meras teorías e hipótesis. Como dijo el mismo Kennedy: “»El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano».

ESCRIBE UN COMENTARIO