Ariana Yeraldine fue diagnosticada con un cáncer muy poco común cuando tenía apenas 1 año con 3 meses de vida.
Siete años después dio la campanada como una guerrera más que ha vencido la batalla contra el cáncer y que ya fue dada de alta del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío.

Su madre, Mariana, relató que todo empezó con una infección en la garganta de la pequeña y luego en estómago, mismo que se empezó a inflamar de una manera inusual y que comenzó a tornarse amarillento.
Esto en el 2015 cuando ella acababa de ser mamá por primera vez y trabajaba. La abuela de la pequeña fue quien la llevó al médico, y al verla en ese estado la bebé fue internada y estuvo doce días en el Hospital General Regional.

A la pequeña Ariana no le encontraban un diagnóstico rápidamente pues ella y su madre anduvieron de doctor en doctor.
En el antiguo hospital regional no encontraban respuesta a su malestar de manera definitiva y su madre solicitó alta voluntaria para buscar otra opción de servicio médico.

Fue cuando llegó al Hospital Pediátrico de León, casi cuando recién lo habían inaugurado.
Ahí le mencionaron la necesidad de que especialistas de otras disciplinas pudieran atender a la menor y fue referida al Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío y desde ahí los médicos también batallaron para encontrar su diagnóstico pues la pequeña ya tenía agua en un pulmón.

Al decirles que la niña padecía cáncer, fue un shock en la familia pues su madre reconoce también que era mucho más joven.
Ella fue diagnosticada con Histiocitosis de células de langerhans.

Sin embargo la pequeña respondió muy bien al tratamiento y en compañía de toda su familia y los doctores que la atendieron, la pequeña Ariana de 8 años ayer dio el campanazo de salida como una pacientita que venció el cáncer y que ahora dice que de grande quiere ser doctora para apoyar a quien lo necesite así como hicieron con ella.

ESCRIBE UN COMENTARIO