Este 2022 los altos ejecutivos de la General Motors se enfrentan al desabasto internacional de microcomponentes que ocasionó cinco paros laborales el año anterior, pero ahora tienen otro reto enfrente en la planta Silao: negociar el contrato colectivo con un sindicato de Independientes.

Ante la problemática del desabasto de microcomponentes que persiste este año, en el Congreso del Estado de Guanajuato, esta semana, escucharán diputados a empresarios para revisar el impacto económico por escasez de chips en la industria automotriz.

Lo anterior tiene la finalidad de escuchar de manera directa a los empresarios del clúster automotriz en Guanajuato sobre la escasez de chips en dicha industria y a propuesta del diputado Miguel Salim, presidente de la Comisión de Desarrollo Económico y Social, se sostendrá una reunión en las instalaciones del Puerto Interior.

La reunión se pretende realizar tentativamente el 9 de febrero, previa anuencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política. En lo que va del año, cinco han sido los paros de la Planta General Motors de Silao.

El primero se registró a finales de enero y se extendió a la primera semana de febrero debido a la escasez de gas natural que enfrentó el país a inicios del año.
El segundo paro técnico de GM se registró el 22 de julio cuando se anunció a los más de seis mil trabajadores de la planta que ahora enfrentaban un desabasto de microcomponentes.

Posteriormente, una semana después de retomar las labores, se anunció por vías oficiales un tercer paro técnico, nuevamente por la escasez de microcomponentes que había a nivel internacional para el ramo automotriz, y que arrastraba la crisis generada por la pandemia y el cierre de fábricas en Asia.

El cuarto paro se registró del 6 al 13 de septiembre, por misma causa y fue más grande, pues la empresa además de frenar labores en Silao, también detuvo la producción en siete armadoras de México y Estados Unidos. El paro más reciente y nuevamente por microchips fue el 25 de octubre.

Ahora, la planta se enfrentará a las negociaciones con el nuevo sindicato independiente que buscará un mejor Contrato Colectivo para los trabajadores.
El Sindicato Independiente Nacional de Trabajadoras y Trabajadores de la Industria Automotriz (SINTTIA), ganó la votación y el Contrato Colectivo, y esta semana esperan de la empresa General Motors Silao mejores condiciones laborales.
El nuevo sindicato comunicó a los trabajadores que luego de arrasar con el 76% de los votos, van por un buen contrato colectivo. En tanto, la empresa General Motors reconoció el triunfo del sindicato independiente SINTTIA y negociará a la brevedad el contrato colectivo.

La empresa reconoció el proceso histórico que contó con la presencia de representantes sindicales y observadores externos autorizados por el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), organismo encargado de coordinar y ejecutar este proceso.

General Motors fue vigilada por más de un centenar de observadores internacionales, quienes fueron resguardados por los inspectores federales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Instituto Nacional Electoral (INE), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), así como académicos.

Con dichas dificultades falta ver cómo se desenvuelve la primera armadora que llegó a Guanajuato en la década de los 90 y que ha sido el factor de atracción de otras armadoras internacionales que maquilan para el mercado de Estados Unidos y Canadá.

ESCRIBE UN COMENTARIO