Guanajuato, Gto.

Luego de haberse interrumpido el año pasado, debido a la pandemia del Covid-19, autoridades municipales se preparan para retomar la Fiesta del Día de la Cueva, la cual se celebrará el próximo 31 de este mes y con que se reanuda la más antigua y centenaria de las tradiciones guanajuatenses.

El titular de la Dirección de Cultura y Educación, Jesús Antonio Borja señaló que esta fiesta es más viable para realizarse en tiempo y forma, debido a que se lleva a cabo en un espacio abierto y en donde hay más alternativas para que las personas no se aglomeren.

“La fiesta del Día de la Cueva está prevista para la fecha tradicional que es el 31 de julio y esperamos que la gente acuda y tenga en cuenta que es necesario atender todas las medidas preventivas”, dijo.

Explicó que junto con el festejo se espera retomar toda la actividad deportiva y recreativa que forma parte del mismo, como son las competencias de atletismo y ciclismo y la tradicional cabalgata.

Recordó que esta fiesta es la más antigua y tradicional para los habitantes de la ciudad pues se realiza, como tal desde el año 1 mil 600, cuando los religiosos jesuitas que llegaron a la ciudad iniciaron la celebración en honor de San Ignacio de Loyola.

Cada 31 de julio, los habitantes de Guanajuato acuden al cerro de la Bufa, donde se ubica una cueva en honor de San Ignacio de Loyola, donde se realiza una misa, en las primeras horas del día y luego la gente camina hasta la parte más alta del picacho mayor, el cual se ubica a más de 2 mil 400 metros sobre nivel del mar.

Una vez que los asistentes cumplen con esta parte de la tradición, las familias se reúnen para comer en los cerros de la zona, como son la bufa, los picachos y el hormiguero.

Jesús Antonio Borja recordó que los preparativos y la fiesta inician desde la noche previa, cuando cientos de personas acuden para acampar en lo alto del picacho mayor o bien en los cerros aledaños.

“Vamos a buscar el apoyo de los cuerpos de seguridad, auxilio y socorro para que las personas que vayan colaboren y sobre todo tengan en mente que con todo y el festejo hay que tener en cuenta que estamos en pandemia”, afirmó.

Consideró que, por esta causa, en este año podría bajar la cantidad de asistentes, los cuales rondan un promedio de 16 mil personas, que se distribuyen a lo largo y ancho de los cerros que dan forma a la Bufa.

Señaló que la gente también debe de tener en cuenta, que esta fiesta ocurre en plena época de lluvias, por lo que los asistentes deben de tener especial cuidado de las zonas en donde van a pasar el día.

Para este año, también se espera retomar las actividades religiosas, como las misas que se celebran por la mañana y al medio día, en el lugar conocido como “la cueva de los loceros”.

ESCRIBE UN COMENTARIO