Uno de los más insignes escultores de León dejó este mundo el día de ayer. Lo cierto es que su obra lo ha conducido a la eternidad, pues basta con observar la más característica, que sin duda todos los leoneses han visto: “El Arreador”, ubicada en el Malecón del Río e Hidalgo.

Se trata del insigne Ildefonso Lorea.

En cuanto sus familiares anunciaron su fallecimiento, las redes sociales de dependencias dieron el pésame y recordaron la importancia de Lorea en el arte y el urbanismo leonés. Una de ellas fue el Archivo Histórico Municipal de León (AHML) que publicó: “El día de hoy falleció el escultor leonés Ildefonso Lorea, artista que dejó un legado importante en nuestra ciudad a través de diferentes obras, algunas de ellas son: el monumento a Miguel Hidalgo que se ubica en el parque del mismo nombre; ‘El Arreador’ en el Malecón del Río de los Gómez; la escultura a San Juan de Dios, a un costado del templo de ese Barrio y el busto de Benito Juárez que se encuentra actualmente en nuestra institución”.

El Instituto Estatal de Cultura de Guanajuato, así como la página de Marcelino Trejo y el Gobierno Municipal de San Miguel de Allende, se unieron al pésame y a la pena.

“Nos unimos al pesar por el fallecimiento del apreciado escultor leonés Ildefonso Lorea Hernández, autor de una prolífica obra que incluye el monumento a Miguel Hidalgo, en el Parque Hidalgo y el conjunto ‘La tenería’, en el Malecón del Río”, publicó el Instituto Estatal de la Cultura.

Aunque fue creador de una prolífica obra, es la de “El Arreador”, popularmente conocida como “Las vaquitas” la más célebre de su producción. Prácticamente, todos los leoneses la conocen, ya sea que pase a pie o en vehículo, la conoce. En 2016 se restauró, y la rehabilitación de la escultura ubicada en el Malecón del Río y bulevar Hidalgo en la colonia Obregón, tuvo una inversión de 472 mil 120 pesos, provenientes de recursos municipales.

Hoy en día, Lorea pasa a la eternidad a través de su obra.

ESCRIBE UN COMENTARIO